SUSCRIBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Y recibe cada mes el mejor contenido sobre salud y ventajas exclusivas

21/04/2017 • Medicina Deportiva

Si hago deporte, ¿qué debo comer?

Nadar, montar en bicicleta, andar a paso ligero o correr son algunos de los ejercicios que con más frecuencia hacemos. La moda del running está consiguiendo que muchas personas dejen a un lado su vida sedentaria y se unan a distintos grupos de gente que entrena para conseguir objetivos como una carrera de 5 kilómetros, de 10 km, una media maratón o, los más atrevidos y disciplinados, una maratón. También hay quien lo hace por la mera desconexión que supone el ejercicio. 

Continuar leyendo

20/01/2017 • Traumatología-y-cirugía-ortopédica, Medicina Deportiva

Plasma enriquecido, un tratamiento efectivo

El plasma rico en plaquetas (PRP) es una técnica muy de moda en el ámbito de la traumatología, gracias a su aplicación con éxito en deportistas de élite. Esta herramienta no es nueva, ya se lleva utilizando en especialidades como la odontología y la cirugía maxilofacial más de 20 años, entre otras cosas, porque mejora la consolidación del injerto óseo en los tratamientos de implantología oral.

Continuar leyendo

10/11/2016 • Medicina Deportiva, prevención

Cuidado con las lesiones si eres corredor

Correr está de moda y cada vez son más las personas que se animan a practicar running, solos o con amigos. Es un deporte muy completo que no sólo está reservado a los más jóvenes. Queda demostrado en las carreras populares de 5 y 10 kilómetros, en las que cada vez más gente, de diferentes edades, se anima a participar. Muchas personas que nunca antes han corrido, se están apuntando a hacerlo por todo lo que implica esta disciplina: rutina, poder desestresante, mejora en la condición física y tiempo de ocio para quien lo practica.

Continuar leyendo

19/02/2016 • Traumatología-y-cirugía-ortopédica, Medicina Deportiva

Prevenir y tratar una contractura

Ya sea por llevar una vida sedentaria, por hacer deporte, por estrés o por tener malas posturas en la rutina diaria, casi nadie de libra de las contracturas. Se trata de contracciones de los músculos que, de manera involuntaria, hacen que se queden en tensión durante un tiempo prolongado.

Por lo general los músculos se contraen y se distienden en los movimientos habituales de las personas. Pero en este caso no se produce la relajación, quedando tensos, agarrotados, doloridos e incluso abultados. De hecho, muchas veces las contracturas son reconocibles al tacto, debido a que la zona se inflama y al tacto se siente como si se hubiese formado un nudo. La persona nota dolor y limitación de movimientos, no pudiendo realizar actividades que antes hacía con normalidad.

Continuar leyendo