Qué significa tener los linfocitos altos y cómo bajarlos

linfocitos-altos

22/05/2018 • Análisis Clínicos

La sangre está formada por glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas. Los glóbulos blancos, llamados leucocitos, forman parte del sistema defensivo del organismo. Se dividen en linfocitos, monocitos, neutrófilos, eosinófilos y monocitos y cuando hay una infección en el organismo se elevan. Los médicos pueden saber qué tipo de infección tiene el paciente, dependiendo de cuál de ellos aumente. Así, los neutrófilos suben cuando existe un proceso bacteriano y los eosinófilos cuando se produce un proceso alérgico o parasitario.

Por qué aumentan los linfocitos

Los linfocitos son unas de las principales células del sistema inmunitario y trabajan para evitar infecciones y proteger al organismo de agentes extraños. Los valores normales oscilan entre 1500 y 4000 ml y representan entre el 25% y el 30% de los glóbulos blancos. Se elevan cuando hay un proceso vírico. Su aumento se denomina linfocitosis y no es una enfermedad, sino un signo que nos alerta de que algo está ocurriendo en el organismo del paciente. La linfocitosis puede ser monoclonal o policlonal y se ve al realizarse el paciente un hemograma en una analítica de sangre. El segundo tipo es más común y está relacionado con infecciones víricas frecuentes. Las principales son:

  • Gripe (vírica)
  • Varicela
  • Toxoplasmosis
  • Tuberculosis
  • Paperas
  • Rubeola
  • Citomegalovirus
  • Tos ferina
  • Herpes simple
  • VIH

La linfocitosis también puede producirse por trastornos linfoproliferativos. Se denomina linfocitosis monoclonal y está relacionada con un defecto linfoide que provoca este aumento de linfocitos. Es el caso de enfermedades como las leucemias y tumores del sistema hematopoyético, responsable de la producción de células sanguíneas.  

Al ser la linfocitosis un signo de determinadas enfermedades, antes mencionadas, se puede acompañar  de algunas manifestaciones clínicas reconocibles. Las más frecuentes son:

  • Cansancio exagerado
  • Debilidad y mareos
  • Fiebre alta o moderada
  • Pérdida de peso
  • Sangrados anormales

Cómo se bajan los linfocitos

Los linfocitos dejan de estar elevados cuando termina  el proceso viral que ha provocado el aumento, que puede durar unos 7 a 10 días, un mes o puede ser crónico en el caso de enfermedades como el VIH o la  hepatitis. Es importante tratar la enfermedad que ha ocasionado la linfocitosis, el trastorno subyacente, para conseguir que bajen los linfocitos. En este sentido se recomienda acudir al médico ante cualquier variación destacable, para que el especialista detecte  la posible causa y ponga el tratamiento adecuado. Es habitual la toma de antivirales, antibióticos o antiinflamatorios. En enfermedades oncológicas, producidas por algún tipo de cáncer, es probable que haya que acudir a quimioterapia, la radioterapia o un trasplante de médula.

Asimismo se recomienda llevar una dieta rica en vegetales, minerales, hierro y vitamina C y una buena hidratación, para evitar coger cualquier infección y mantener los linfocitos a raya.

 

DÓNDE HACERTE UNA ANALÍTICA

 

Análisis Clínicos

También te puede interesar

¿Sabes qué significa tener los leucocitos bajos y cómo puedes subirlos?

¿Sabes qué significa tener los leucocitos bajos y cómo puedes subirlos?

Qué significa tener la bilirrubina alta y cómo bajarla

Qué significa tener la bilirrubina alta y cómo bajarla