Qué es la gonartrosis y sus grados

gonartrosis

16/08/2018 • Traumatología-y-cirugía-ortopédica

La gonartrosis es la degeneración del cartílago en la articulación de la rodilla. Es una afección inflamatoria crónica, degenerativa y progresiva, que padecen pacientes de más de 40 años de edad, sobre todo mujeres. Esta lesión degenerativa no solo afectan al cartílago articular, también incluyen a los ligamentos, meniscos y músculos periarticulares.

Presenta diferentes factores de riesgo como la edad, el sexo, la genética y la actividad deportiva y profesional. También influyen otros elementos como la insuficiente fuerza muscular de los cuádriceps, los traumatismos previos, las deformidades angulares y  la obesidad. De hecho el  factor de riesgo que más se ha asociado con esta patología es el aumento del Índice de Masa Corporal (IMC).

Síntomas frecuentes

Aproximadamente 80% de las personas mayores de 65 años presenta cambios radiográficos con evidencia de osteoartritis de rodilla.  La gonartrosis es la segunda enfermedad musculoesquelética que más impacto tiene sobre la calidad de la vida física.

Los síntomas característicos de gonartrosis son:

  • Dolor mecánico y crónico con inicio insidioso y una intensidad leve o moderada. Surge al iniciar la marcha y con el paso del tiempo mejora. Reaparece con el ejercicio intenso o prolongado. A medida que la enfermedad avanza el dolor da la cara antes, al realizar ejercicios más livianos, hasta llegar un momento en el que cualquier movimiento, por pequeño que sea, desencadena molestias. Este dolor cede o mejora con el reposo.
  • Rigidez articular de menos de 15 minutos de duración, que suele aparecer tras un periodo de inmovilidad prolongado, pero mejora rápidamente con el movimiento.
  • Incapacidad funcional. Limitación para realizar tareas de la vida diaria.

Diagnóstico y grados de gonartrosis

Para su diagnóstico el médico solicita es una radiografía anteroposterior y lateral de ambas rodillas con el paciente de pie. También puede mandar una radiografía axial de rótula. Como pruebas complementarias podría solicitar un TAC y una Resonancia Magnética, aunque no siempre son necesarias.

Existen cuatro grados de gonartrosis, en función de la afectación que tenga la articulación de la rodilla:

  • Grado 1: dudoso estrechamiento del espacio articular y posible osteofitosis o espolones óseos.  
  • Grado 2 o leve: posible estrechamiento del espacio articular y osteofitosis
  • Grado 3 o moderado: estrechamiento del espacio articular, osteofitosis moderada múltiple, leve esclerosis y posible deformidad de los extremos de los huesos.
  • Grado 4 o grave: marcado estrechamiento del espacio articular, abundante osteofitosis, esclerosis grave y deformidad de los extremos de los huesos.

Tratamiento de la gonartrosis

El tratamiento de la gonartrosis busca disminuir el dolor y aumentar la estabilidad articular. Algunas medidas recomendadas de protección articular son:

  • Uso de calzado con suela de goma con tacón de poca altura.
  • Órtesis plantares o plantillas de diseño específico en el calzado que reduzcan el dolor y mejorar la capacidad de la marcha.
  • Uso de rodilleras en los pacientes con rodilla en varo, para mejorar el dolor y la función.
  • Ayudas técnicas para evitar la flexión de la rodilla en las actividades de la vida diaria, para incrementar la función e independencia funcional.
  • Los masajes con hielo alivian el dolor y aumentan la fuerza de los cuádriceps.
  • Cuando existe dolor moderado se aconseja usar calor, antes de realizar ejercicios de flexión, con el fin de reducir el dolor y la rigidez.
  • Técnicas de rehabilitación como tens, electroterapia o ultrasonidos.
  • El ejercicio disminuye el dolor, mejora la movilidad articular y la limitación funcional Los entrenamientos aeróbicos como caminar o montar en bicicleta son efectivos y la intensidad depende de la edad del paciente. Hay que descartar los deportes de contacto.

En cuanto al tratamiento farmacológico, la primera elección del médico es el paracetamol, al ser un fármaco eficaz en el alivio del dolor en la artrosis de rodilla. En pacientes con dolor moderado el médico puede prescribir antiinflamatorios no esteroideos, más efectivos en la mejora del estado general. En aquellos que tienen los AINES contraindicados o no son efectivos se puede optar por analgésicos opiáceos. El tramadol dispensado solo o combinado con paracetamol y/o AINE ha demostrado ser eficaz en el tratamiento del brote doloroso que no responde al tratamiento.

Un tratamiento novedoso que da buenos resultados es la Viscosuplementación. Consiste en realizar infiltraciones con ácido hialurónico que mejoran la articulación, actuando como un líquido sinovial artificial que nutre el cartílago y mejora el deslizamiento de las superficies.

Asimismo la terapia con Factores de Crecimiento (Plasma Rico en Plaquetas o PRP) puede ofrecer una mejoría parcial y temporal de los síntomas, aunque nunca una curación de la enfermedad.

Cuando ninguno de los tratamientos da resultado, la opción médica es la cirugía, ya sea una osteotomía de tibia o la implantación de una prótesis parcial o total de rodilla, en función de las características del paciente.

Si necesitas acudir a un traumatólogo por un problema de gonartrosis, entra en SaludOnNet y elige el especialista que más te convenga.

 

BUSCAR TRAUMATÓLOGOS EN MI CIUDAD

 

Traumatología-y-cirugía-ortopédica

También te puede interesar

Cómo aliviar el dolor de la artrosis de cadera

Cómo aliviar el dolor de la artrosis de cadera