SUSCRIBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Y recibe cada mes el mejor contenido sobre salud y ventajas exclusivas

Herpes zóster: qué es y cuáles son sus síntomas

culebrilla o herpes zóster

22/11/2017 • Dermatología

El herpes zóster está causado por el virus de la varicela (VVZ). Aparece en el cuerpo en forma de erupción cutánea, provocado por una infección de origen viral de los nervios cercanos a la piel. Cuando una persona ha tenido varicela de niño, el virus permanece en el organismo de manera latente y con el paso de los años puede reactivarse, en forma de herpes zoster. Es más frecuente en personas con más de 60 años, que presentan un sistema inmunitario más debilitado, a consecuencia de enfermedades o tratamientos médicos. No obstante, cualquier persona que haya pasado la varicela puede padecerlo y contagiar a otras que no la hayan pasado, a través del contacto directo. Asimismo se trata de una infección frecuente en personas que tienen VIH.

Síntomas del herpes zóster

El herpes zóster causa unos síntomas bastante reconocibles en la mayoría de ocasiones. Lo más frecuente es que aparezca una franja de piel irritada o granitos, en un lado del pecho o espada, siguiendo el trayecto de algún nervio inflamado por el virus.  El herpes zóster se desplaza desde los ganglios a través de las fibras nerviosas a la piel, para extenderse y multiplicarse.

Estos granitos se unen entre sí y terminan convirtiéndose en grandes ampollas con pus. Posteriormente se transforman en costra, como final de la lesión. Estos sarpullidos también pueden salir en otras zonas del cuerpo, como la cara, e incluso afectar a la vista o el oído o causar parálisis facial.  Las manifestaciones más frecuentes son:

  • Malestar general con fiebre, unos días antes de la aparición de las vesículas.
  • Dolor punzante o ardor en una zona determinada de la piel.
  • Hormigueo o picazón, en un lado del cuero o cara.
  • Ampollas, sarpullidos o erupciones, que aparecen unas dos semanas después de contraerlo.

El dolor del herpes zóster, también denominado “culebrilla”, tiene una duración de entre dos y ocho días, aunque en ocasiones se puede prolongar semanas o meses, una vez que las ampollas han sanado. Incluso a veces las molestias en un nervio afectado duran años, cuando el herpes se complica con una neuralgia postherpética.

culebrilla-detalle-piel-zoster-herpes.jpg

Diagnóstico y tratamiento

No hay cura para esta enfermedad, que termina desapareciendo sola, pero el tratamiento temprano con medicamentos orales que lo combaten puede ayudar a paliar los síntomas. También se pueden aplicar tratamientos tópicos para las lesiones cutáneas, con el fin de evitar que se infecten. La única forma de prevenirlo es vacunarse del virus de la varicela. Esta vacuna está recomendada sobre todo en niños y personas mayores de 60 años.

El diagnóstico de la enfermedad se realiza mediante la historia clínica y la exploración física, aunque también pueden tomarse muestras de tejido de las lesiones y líquido de las ampollas para analizar en un laboratorio. Además se puede solicitar la realización de serologías para obtener un diagnóstico 100% seguro, aunque no es frecuente hacerlo.   

Si crees que puedes tener un herpes zóster debes acudir al médico para evitar que la infección se extienda y puedas contagiar a alguien. También aliviarás los síntomas y te sentirás mejor. En SaludOnNet te proponemos una amplia oferta de especialistas que te ayudarán a tratar esta enfermedad.

BUSCAR DERMATÓLOGOS EN MI CIUDAD

Dermatología

También te puede interesar

Cómo curar el herpes labial o calentura

Cómo curar el herpes labial o calentura

Hiperhidrosis: Causas y tratamiento de la sudoración excesiva

Hiperhidrosis: Causas y tratamiento de la sudoración excesiva