Fibromialgia: qué es y cuáles son sus síntomas

fibromialgia.jpg

22/01/2018 • Reumatología

La fibromialgia es una enfermedad que padece el 3% de las personas en España.  No presenta riesgo para la vida y está reconocida por la Organización mundial de la salud (OMS) desde 1992. Supone la segunda causa de consulta con el reumatólogo y consiste en un dolor musculoesquelético generalizado, tanto en músculos como en ligamentos y tendones, sin causa conocida. Las personas que la padecen tienen una sensibilidad extrema a la presión en determinados lugares del cuerpo, llamados puntos dolorosos. Afecta más a las mujeres de mediana edad, entre los 30 y los 50 años.

Principales síntomas

El síntoma principal es el dolor ante estímulos que no deberían causar molestias. Se manifiesta de diversas formas: a veces es difuso, afectando a casi todo el cuerpo, y otras veces se focaliza en un área concreta como la columna, el hombro o el cuello, extendiéndose después a otras zonas. Quienes padecen esta patología sienten que el dolor varía, en función del momento del día, el clima, el estrés o la actividad que vayan a realizar.  

El síndrome de la fibromialgia produce cansancio o fatiga crónica, impidiendo tener un sueño reparador en el 80% de los casos. Causa rigidez en todo el cuerpo e imposibilita al enfermo levantarse de la cama por la mañana. Además produce la sensación de inflamación en manos y pies y hormigueo en las manos, dolor en la menstruación y colon irritable, entre otros síntomas.

La fibromialgia no tiene una causa conocida, aunque se sospecha que puede haber factores desencadenantes como haber padecido una infección bacteriana o viral, un fuerte accidente o tener una enfermedad autoinmune como el lupus o la artritis reumatoide. La Sociedad Española de Reumatología recuerda que es una enfermedad crónica que cursa a brotes, que aparecen ante sobreesfuerzos, cambios climáticos o estados de ansiedad o depresión. Cualquier situación de estrés, físico o emocional, puede desencadenarla.

Diagnóstico y tratamiento

Su diagnóstico en ocasiones es complicado. Se realiza mediante la exploración física, que realiza el especialista, y la información sobre los síntomas que le transmite el paciente. Las personas con fibromialgia presentan mayor facilidad para que la piel se les ponga roja, tras presionar con el dedo cualquier lugar del cuerpo, al tener alteraciones para regular los sistemas de riego de sangre a la piel. No existen pruebas diagnósticas que ayudan a identificar la fibromialgia, por lo que no es necesario realizar radiografías, resonancias o analíticas.

Esta enfermedad reumatológica no tiene curación, pero un tratamiento adecuado mejora los síntomas, permitiendo a la persona tener una calidad de vida aceptable. Por ese motivo es importante conocer la naturaleza de la enfermedad y qué factores han desencadenado los brotes, para poder prescribir un tratamiento de las alteraciones asociadas como la ansiedad y la depresión. El ejercicio físico suave realizado de forma diaria ayuda a mejorar el estado general.

 Los analgésicos disminuyen el dolor, pero sólo deben tomarse cuando el médico así lo indique.  Los relajantes musculares también son efectivos en periodos cortos, así como los antidepresivos, que elevan los niveles de serotonina y mejoran los síntomas de la enfermedad.

 

BUSCAR REUMATÓLOGOS EN MI CIUDAD

 

Reumatología

También te puede interesar

Prevención y tratamiento de la osteoporosis

Prevención y tratamiento de la osteoporosis