¿Duele tanto la picadura de una medusa?

picadura-medusa

06/07/2018 • Dermatología

Estamos ansiosos por ir a la playa y bañarnos en el mar, y cuando llega ese momento tan esperado… ¡Zas! Nos pica una medusa y nos estropea el día. Las medusas son organismos marinos que durante la primavera y el verano son arrastradas a las costas. En España existen cuatro tipos de medusas diferentes. Todas ellas tienen unas células urticantes que se concentran en los tentáculos y se disparan por simple contacto o al sentir la temperatura corporal de una persona.

Síntomas más frecuentes de la picadura de medusa

El principal síntoma de la picadura de medusa es el dolor; la persona siente un quemazón, una molestia punzante. El contacto con los tentáculos provoca una elevada acción urticante inmediata, similar al de una quemadura de un cigarro. Cuanto más rápido pasa el veneno a la sangre antes aparecen los síntomas.  Muchas veces los accidentes con medusas se producen con el animal ya muerto, al ser tocada o pisada de manera inconsciente por la persona. Genera en muchos casos lesiones predominantemente eritematosas y placas eritemato-edematosas. Las reacciones locales más frecuentes son:

  • Erupciones cutáneas persistentes.
  • Eritemas o enrojecimiento de la piel.
  • Edemas o hinchazón de una zona del cuerpo por acumulación de líquido en los tejidos.
  • Petequias o lesiones de pequeño tamaño de color rojo. 
  • Urticarias.
  • Vesículas o formaciones en la epidermis llenas de un contenido lipídico. 
  • Prurito con dolor intenso.

En una segunda fase las erupciones pueden ser persistentes o recurrentes y producir calambres, náuseas o vómitos. Lo normal es que en unos días la persona ya no tenga ningún síntoma, aunque hay veces que duran varias semanas.  Cuando la reacción del cuerpo ante el contacto con una medusa se produce de manera tardía suelen ser reacciones inmunológicas. También se dan algunas reacciones anafilácticas, que pueden requerir hospitalización, sobre todo en personas que habían sufrido previamente una picadura de medusa.

En la mayoría de las ocasiones estas picaduras causan lesiones que se localizan en los miembros inferiores, sobre todo en los muslos, la pierna y el pie, en menor medida.  En menor medida también se dan en el resto de superficie corporal, predominando el tórax, la mano, la cabeza, el abdomen y el antebrazo.

Tratamiento más adecuado

Una vez que la picadura de la medusa se ha producido hay que seguir unas indicaciones, necesarias para que el dolor disminuya.

  • No hay que rascarse ni frotar la zona que molesta o en la que hay un dolor intenso.
  • Lavarse la zona con agua salada. Nunca con agua dulce. 
  • Salir del agua e intentar quitar los restos de tentáculos que puedan haber quedado adheridos a la piel, si son visibles. Debe hacerse con guantes o pinzas, por lo que es recomendable buscar un puesto de socorrismo, en el que puedan tener instrumental más cualificado.
  • No hay que secarse la piel con toallas ni poner arena en la zona afectada..
  • Aplicar compresas frías sobre la zona durante unos 10 minutos, para evitar que la toxina pase a la sangre. Nunca poner el hielo directamente sobre la piel. 

Es importante que estas medidas se realicen desde el primer momento de la picadura. Cuando el dolor persiste y se acompaña de temblores, náuseas, mareos o dolor intenso, se recomienda seguir con el tratamiento de antihistamínicos sistémicos.

Para el dolor lo recomendable son los antiinflamatorios no esteroideos. El médico también puede aconsejar la aplicación de corticosteroides sistémicos, si existe urticaria papular. Si la persona tiene mucha ansiedad se puede indicar la toma de algún relajante. En caso de que las heridas se sobreinfecten está aconsejado el uso de antibióticos. Cuando el dolor persiste varios días se aconseja acudir al médico para que realice una valoración adecuada.

Para prevenir la picadura de la medusa lo mejor es poner barreras para evitar el contacto con la piel. Las cremas solares, el vello corporal o un bañador que cubra bastante superficie corporal evita este tipo de percances.

Así que ya sabes, si este verano te pica una medusa, y no es la del amor, toma nota de lo que debes hacer para aliviar las molestias. En SaludOnNet te damos la opción de que visites a un dermatólogo para que te ponga el tratamiento más efectivo. 

 

BUSCAR DERMATÓLOGOS EN MI CIUDAD

 

Dermatología

También te puede interesar

Qué es y cómo quitar un quiste sebáceo

Qué es y cómo quitar un quiste sebáceo

Cómo devolver el brillo al pelo

Cómo devolver el brillo al pelo