mujerconmetro.jpg

11/01/2016 • Endocrinología-y-nutrición

¿Cómo consigo quitarme esos kilos que me sobran?

Cada principio de año, en el ranking de los propósitos, adelgazar siempre aparece en los primeros lugares. Pero perder kilos no es algo tan fácil y requiere gran motivación y esfuerzo, por lo que muchas personas abandonan el reto incluso antes de haberlo comenzado. La fuerza de voluntad y el cambio de hábitos se tornan objetivos muy complicados y requieren concienciación y ayuda por parte de profesionales, ya sean endocrinos o nutricionistas.

La mayoría de la población conoce sus puntos débiles a la hora de mejorar sus hábitos alimenticios. Ya sabemos que la teoría siempre es muy fácil; lo complicado es poner en marcha todo aquello que hacemos y está mal. Para conseguir adelgazar, los expertos recomiendan que no se haga un cambio radical en cuanto a la alimentación y conductas saludables, ya que de esta forma hay más posibilidades de conseguir llegar antes a la meta. Lo mejor es conocer a pies juntillas, apuntando en una libreta a poder ser, lo que uno desayuna, come y cena para saber dónde se están cometiendo los errores. Muchas veces no se necesita realizar una dieta estricta, sino comer de forma equilibrada, olvidando los excesos y controlando las cantidades.

Comer siempre de más a menos

Para empezar, lo ideal es hacer cinco comidas al día: desayuno, almuerzo, comida, merienda y cena, distanciadas tres horas unas de otras y teniendo en cuenta que lo recomendable es ir de más a menos. Es decir, el desayuno debe de ser la principal comida del día, la que aporta los nutrientes que ponen a funcionar correctamente el metabolismo. La comida debe ser aceptable y la cena bastante ligera. Aquí es donde muchas veces aparecen los problemas, ya que la cena suele ser un momento del día de relax, en el que ya no hay prisas y donde muchas personas aprovechan para deleitarse comiendo. Lo malo es que durante la noche el cuerpo pasa unas cuantas horas en ayuno y acumula la mayor cantidad de grasa posible, por lo que cenar de manera ligera es imprescindible para perder esos kilos de más que sobran.

El ejercicio también juega un papel muy importante. La Organización Mundial de la Salud recomienda que se haga deporte 30 minutos al día y, a poder ser, en tandas de 10 minutos variando la intensidad. No obstante, hay expertos que consideran que con realizar deporte durante 45 minutos tres días a la semana es suficiente. En cualquier caso lo que está claro es que es muy importante moverse y llevar una vida activa, aunque los especialistas reconocen que este es uno de los talones de Aquiles a la hora de perder peso, ya sea por lo complicado que resulta conciliar la vida laboral y familiar o por la pereza que da realizar ejercicio.

Mitos y errores

A la hora de perder peso, las personas también tienen que lidiar con los consejos de familiares y amigos que con anterioridad han realizado una u otra dieta milagrosa y con los falsos mitos, tan extendidos, que a veces es difícil no tomarlos como veraces:

  • No es cierto que comer pan, por sí solo, engorde. Pero está claro que si lo acompañamos con embutidos y quesos, el aporte de calorías aumenta de manera considerable.
  • No es mejor comer el postre antes que el resto de platos, ni aunque sea fruta. El orden de los factores no altera el producto.
  • Las dietas basadas en la ingestión sólo de fruta o de proteínas no son buenas. El cuerpo necesita en misma medida hidratos de carbono, lácteos y proteínas para desarrollarse con normalidad. Lo que sí es cierto es que estas últimas logran que el cuerpo se sienta satisfecho durante más tiempo, consiguiendo un aceleramiento en el metabolismo y una reducción de la sensación de hambre. Asimismo permiten ganar músculo en lugar de grasa.

También es importante conocer cuáles son los alimentos que más engordan a la hora de enfrentarse a una dieta. Entre ellos están los frutos secos, las bebidas carbonatadas, los zumos o los quesos. Si lo que se quiere es perder peso, es mejor olvidarse de ellos durante un tiempo. Aunque la genética marca, si se realizan cambios en los hábitos alimenticios se puede acelerar el metabolismo, obligando al cuerpo a quemar más calorías y consiguiendo alcanzar el peso ideal.

En definitiva, hacer dieta no es tan fácil; si no, no habría nadie con kilos de más. Como ya sabemos que es una misión ardua, por lo que quizá lo más importante antes de ponerse a perder peso, es estar seguros de que estamos dispuestos a realizar sacrificios para deshacernos de esos kilos de más que hemos cogido.

Endocrinología-y-nutrición

También te puede interesar

Quiero un abdomen plano

Quiero un abdomen plano