Cómo devolver el brillo al pelo

pelo.verano

31/08/2018 • Dermatología

Hay épocas del año en las que el pelo sufre más y luce con menos brillo y más apagado. Una de ellas es el verano y la culpa la tienen varios factores como el sol, el calor, la humedad, el cloro de las piscinas y la sal y el salitre de la playa. También en invierno, con el frío y el viento el cabello se resiente. El pelo largo es bonito, pero un cabello abundante que no esté cuidado da una mala imagen. Además el deterioro es visible al tacto y la vista.

Hidratación intensa

En unas semanas el pelo puede volverse áspero, perder su color y tener una apariencia muy antiestética. Las puntas abiertas son frecuentes en verano, por lo que entre piscina, sol y playa hay de sacar tiempo para cuidar el cabello. Tenerlo hidratado es importante para evitar que desaparezca su suavidad. Los sombreros o las gorras son aliados para protegerlo del calor y un saneado de puntas ayuda a mejorar la imagen.

También las mascarillas de aceite son una buena opción para ayudar al cuidado del pelo. Su aplicación es sencilla y se realiza antes de lavar el pelo con el cabello seco; se aplica desde medios a puntas y se peina. Se espera unos 30 minutos para que haga efecto y se retira con el lavado.

Cómo lavar bien el pelo

En el lavado del cabello el protagonista es el champú. Es un cosmético de alta calidad que limpia el pelo sin dañarlo y sobre el que hay muchos mitos. A pesar de lo que se cree, el champú no consigue que crezca más rápido o que evite que se caiga. Tampoco es cierto que el lavado frecuente provoca que se caiga más. De hecho puede lavarse todos los días, siempre que se utilice un champú adecuado. Los especialistas señalan que el cabello que cae con los lavados está ya dañado de antes y caería de igual modo al peinarlo o con el roce de la almohada al dormir. Los champús elaborados con productos naturales, que no contienen parabenos, ofrecen mejores resultados y evitan encrespamiento e irritación del cuero cabelludo.

Para lavar de forma correcta el pelo es importante no acumular mucho champú en la parte alta de la cabeza, sobre todo en personas que tienen el pelo largo. Después hay que aclararlo bien, con abundante agua tibia. Asimismo se recomienda el uso de acondicionador a aquellas personas que no puedan desenredarlo fácilmente y peinarlo con un peine de púas anchas, para evitar que se rompa.

El secado es una de las acciones que más daño hacen al pelo. En verano se puede prescindir del secador y las planchas y secarlo con toalla o al aire libre. Es muy cómodo peinarlo al aire libre y mantenerlo con un efecto mojado.  Pero si no hay más remedio, lo ideal es usar el secador a baja temperatura.

Muchos tintes permanentes tienen sustancias decolorantes como el peróxido de oxígeno o el amoniaco, que permiten dar un nuevo color al cabello. Los cabellos teñidos se vuelven más frágiles y sensibles en verano, perdiendo el color fácilmente y encrespándose con facilidad. Al ser agresivos para el pelo, se recomienda no juntarlos con otras técnicas dañinas como las permanentes. Si no se tienen canas, es mejor optar por tintes naturales que protegen más el pelo.

Ponte manos a la obra cuanto antes si notas que a tu pelo le falta brillo. Sólo hay que dedicarle un poco de tiempo y si necesitas ayuda profesional, acudir a un dermatólogo que te indique qué cuidados debes tener para lucir una bonita melena.

 

BUSCAR DERMATÓLOGOS EN MI CIUDAD

 

Dermatología

También te puede interesar

Qué es y cómo quitar un quiste sebáceo

Qué es y cómo quitar un quiste sebáceo