Beneficios de la dieta mediterránea

tosta-tomate-albahaca

06/03/2019 • Medicina-General, Endocrinología-y-nutrición

Existe una relación directa entre las personas que viven en los países mediterráneos y el menor riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular, algunos tipos de cáncer y otras patologías degenerativas. Está comprobado que la mortalidad es inferior a la del resto de habitantes del mundo y la esperanza de vida mayor. Las personas que viven en España, Italia, Grecia o Francia cuentan con factores específicos, y no solo genéticos, que les permiten gozar de mejor salud. Uno de ellos es la tan alabada dieta mediterránea.

Aceite de oliva como alimento principal

Los españoles escogen los alimentos de su cesta de la compra en función de factores geográficos y económicos, entre otros. Lo que cada persona come determina su estado nutricional y de salud. La dieta mediterránea está basada en alimentos como el trigo, el olivo y la vid. El aceite de oliva se ha convertido en uno de los productos más exportados en todo el mundo y se erige como el verdadero estandarte de la comida saludable. Es un alimento rico en vitamina E, beta-carotenos y ácidos grasos monoinsaturados que aporta propiedades capaces de proteger el corazón.

Pero hay otros alimentos importantes, incorporados de otras zonas geográficas, que también forman parte de esta dieta y que aportan muchos beneficios al organismo, como las naranjas, los limones, las judías, los tomates, el maíz, las patatas o las berenjenas.  

Alimentos imprescindibles

Aunque en estos momentos no hay una única dieta mediterránea, sino un conjunto de dietas que varía en función del país y de la situación geográfica de cada zona, hay algunos aspectos que comparten. El secreto está en comer:

  • Gran cantidad de verduras, hortalizas, frutas frescas, leguminosas y cereales.
  • Aceite de oliva.
  • Consumo moderado de alcohol, sobre todo vino en las comidas, y abundante ingesta de agua.
  • Pescado una o dos veces a la semana.
  • Moderada ingesta de lácteos, principalmente queso y yogures.
  • Poca carne y derivados. Se recomienda el consumo de carnes rojas en cantidades pequeñas, y acompañado de verduras.

La dieta mediterránea apuesta por alimentos poco procesados, frescos y de temporada. Las  frutas y verduras tomadas en su tiempo aportan gran cantidad de nutrientes y tienen muy buen sabor. Son fuente dietética de antioxidantes, nutrientes y no nutrientes. Tomar la fruta al final de las comidas, como postre, ayuda a evitar la ingesta en estos momentos de dulces y repostería con más contenido de grasa y azúcares sencillos.

Esta dieta se basa también en una importante ingesta de alimentos de origen vegetal, el consumo de hortalizas, cereales, legumbres, frutos secos y aceite de oliva y deja a un lado las grasas saturadas. Son alimentos que cuentan con una gran cantidad de nutrientes, como los hidratos de carbono, fibra dietética, minerales, vitaminas y antioxidantes, muy importantes en la prevención de algunas enfermedades crónicas.

El consumo de fibra produce un efecto muy beneficioso en la prevención del estreñimiento, la aparición de divertículos y la mejora del control de la glucemia. El consumo frecuente de frutos secos protege frente a enfermedades coronarias, por lo beneficiosos sobre los lípidos sanguíneos.

La dieta mediterránea no solo se basa en la alimentación, es una cultura y un estilo de vida con características comunes a muchos países bañados por el Mar Mediterráneo, como la práctica habitual del ejercicio físico o la siesta.

Medicina-General Endocrinología-y-nutrición

También te puede interesar

¿Cómo se resuelven los conflictos entre personas?

¿Cómo se resuelven los conflictos entre personas?

Formas de controlar la diabetes

Formas de controlar la diabetes

¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?

Pregunta a los mejores médicos y resuelve tus dudas de salud

Disponible desde cualquier parte del mundo.