SUSCRIBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Y recibe cada mes el mejor contenido sobre salud y ventajas exclusivas

trasferencia-embriones-fecundación-in-vitro.jpg

06/06/2017 • Reproducción asistida, embarazo

Transferencia de embriones propios, ¿en qué consiste?

Cada día son más las parejas que acuden a las técnicas de reproducción asistida para ser padres. Los métodos que se utilizan son la Fecundación in vitro y la Inseminación artificial, dos formas diferentes para conseguir un mismo objetivo con distintas variables cada una (se pueden usar óvulos o semen propios o se puede recurrir a un donante…). Conllevan múltiples pasos a dar para lograr un embarazo, por lo que la paciencia es un pilar fundamental en estos tratamientos.  

Hay veces en las que las parejas deciden comenzar estos procedimientos, pero no concluirlos por diferentes motivos, optando por dejarlos para más adelante. Esto ocurre, por ejemplo, cuando prefieren vitrificar sus embriones porque en ese momento existen problemas médicos que impiden el traspaso de los mismos al útero de la mujer.

Fases de la transferencia 

La transferencia de embriones propios es una técnica que consiste en preparar el endometrio para trasladar los embriones propios, que han sido vitrificados previamente y almacenados en un banco de embriones, al cuerpo de la mujer. Conlleva varias fases:

  • Preparación del endometrio de la mujer mediante la toma de estrógenos, durante un periodo de un mes.
  • Desvitrificación embrionaria. Este proceso se realiza el mismo día en el que se va a hacer la transferencia.
  • Transferencia embrionaria. Los embriones se introducen en el útero y se depositan a un centímetro y medio del fondo uterino. Se realiza mediante control ecográfico y sin anestesia. No se pueden transferir embriones de manera ilimitada. En España hay un tope de tres embriones, con el consentimiento de los futuros padres.

No obstante, no siempre se vitrifican los embriones por la existencia de posibles complicaciones médicas. A veces son excedentes de un ciclo anterior de Fecundación in Vitro, ICSI o recepción de ovocitos. Gracias a esta técnica las parejas que ya han pasado por un tratamiento previo no tienen que volver a hacerlo, evitando de este modo la estimulación ovárica, así como otra punción.

Descartar alteraciones genéticas 

Si los embriones se han obtenido de un tratamiento de Fecundación in vitro con microinyección (ICSI), antes de llevar a cabo la implantación de los embriones, se puede realizar un diagnóstico genético preimplantacional. Es una técnica en la que se estudia el ADN de los embriones, para conocer las posibles alteraciones genéticas o cromosómicas de los mismos.

Hay determinados casos en los que se recomienda este diagnóstico:

  • Cuando se han tenido varios abortos de manera recurrente
  • En parejas que no han tenido éxito en anteriores intentos de FIV por un fallo de implantación
  • En parejas como antecedentes de enfermedades genéticas o cromosómicas graves (fibrosis quística, distrofias musculares, enfermedad de Huntington…etc.)
  • Cuando existen alteraciones de la meiosis de los espermatozoides
  • En mujeres a partir de los 40 años.

Esta técnica se lleva a cabo el tercer día de desarrollo de los embriones, realizando una biopsia de cada uno de ellos. Gracias a este examen se seleccionan sólo los embriones sanos, antes de transferirlos al útero. 

Si tienes embriones congelados y crees que ha llegado el momento de quedarte embarazada, entra en SaludOnNet y descubre las posibilidades que te ofrecemos.

Reproducción asistida embarazo

También te puede interesar

Pruebas para detectar anomalías genéticas en el embarazo

Pruebas para detectar anomalías genéticas en el embarazo

¿Cuánto cuesta una inseminación artificial?

¿Cuánto cuesta una inseminación artificial?