SUSCRIBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Y recibe cada mes el mejor contenido sobre salud y ventajas exclusivas

Tendinitis, una inflamación demasiado común y molesta

29/01/2016 • Traumatología-y-cirugía-ortopédica, Rehabilitación, Reumatología, Fisioterapia, Medicina-General, Medicina Deportiva

Mantener los músculos fuertes y flexibles, calentar siempre antes de realizar cualquier actividad física que requiera esfuerzo e intentar no hacer movimientos repetitivos en una mala postura ni sobrecargar los brazos y las piernas. ¿Qué se consigue siguiendo estas indicaciones? Evitar algo que afecta a muchas personas y que es muy doloroso: la tendinitis. Se produce cuando se inflama o hincha un tendón, que es la estructura de fibras encargada de unir músculos y huesos.

Aunque puede suceder en cualquier parte del cuerpo, las tendinitis más comunes afectan sobre todo al codo, talón, hombro y muñeca.

Tendinitis más frecuentes

La tendinitis de codo es muy común. Se produce por realizar movimientos repetitivos que fuerzan esta parte del cuerpo o por haber sufrido algún traumatismo de carácter local. La patología más conocido es el “codo de tenista” o epicondilitis lateral, una afección que puede padecer cualquier persona, y no sólo quienes practican el deporte de la raqueta.

La tendinitis de hombro aparece en personas que hacen algún tipo de deporte que requiere levantar los brazos, como la natación o el tenis. La más común es la que afecta al manguito rotador. También la pueden padecer quienes tienen más de 40 años, por envejecimiento de los tejidos.

La tendinitis aquílea o del talón, denominada también tendinopatía aquílea, es la que con más frecuencia afecta a las personas que corren. El tendón de Aquiles se convierte en el punto débil de la persona, a consecuencia de una mala técnica, de un exceso de entrenamiento o por utilizar un calzado poco adecuado para realizar esta práctica deportiva. El dolor se siente cuando la persona camina y se pone de puntillas. En estos casos, y para evitar una ruptura, se recomienda dejar de correr. También se suele inmovilizar la zona para que no se produzca una ruptura. Para evitar que aparezca esta inflamación, lo recomendable es realizar un entrenamiento progresivo y acorde con las características físicas de cada persona.

La tendinitis de mano o muñeca se produce por realizar de forma repetida movimientos que sobrecargan la zona. Una de las más conocidas es la que afecta al dedo pulgar (pulgar en resorte). Otra es la denominada tenosinovitis de Quervain, que termina irradiando el dolor a la zona de la muñeca y el antebrazo. Además del dolor, que aumenta por las noches, el movimiento de la mano queda bloqueado.

Fisioterapia para mejorar la tendinitis

Para tener un diagnóstico de la patología, lo mejor es acudir al médico especialista , que indicará cuáles son los pasos a seguir. Puede recetar medicamentos antiinflamatorios, solicitar que el paciente haga reposo, recomendar vendas de calor y frío e inmovilizar la zona. En la mayoría de los casos el médico deriva al servicio de fisioterapia, con el fin de conseguir que los músculos y tendones afectados se estiren y fortalezcan.

Gracias a los tratamientos combinados de rehabilitación, en los que se alternan las terapias manuales con los aparatos eléctricos se consigue restablecer la función del tendón afectado y fortalecerlo, para evitar una nueva lesión. Los fisioterapeutas utilizan técnicas avanzadas como las corrientes eléctricas de baja frecuencia con efecto analgésico, los infrarrojos, la onda corta o el láser.

Últimamente se está empezando a utilizar una técnica novedosa, denominada EPI o EPTE consistente en la aplicación guiada de una corriente galvánica mediante una aguja que está conectada a un electrodo. Se denomina Electrólisis Percutánea y puede ser intratisular o terapeútica. Con esta técnica se consigue un proceso inflamatorio de carácter local que repara el tejido afectado.

Traumatología-y-cirugía-ortopédica Rehabilitación Reumatología Fisioterapia Medicina-General Medicina Deportiva

También te puede interesar

Prevención y tratamiento de la osteoporosis

Prevención y tratamiento de la osteoporosis

Beneficios de la fisioterapia en el agua

Beneficios de la fisioterapia en el agua

Corticoides ¿tienen tantos efectos secundarios?

Corticoides ¿tienen tantos efectos secundarios?

Fracturas de huesos en niños

Fracturas de huesos en niños

Prevención y tratamiento de la osteoporosis

Prevención y tratamiento de la osteoporosis

Beneficios de la fisioterapia en el agua

Beneficios de la fisioterapia en el agua

Corticoides ¿tienen tantos efectos secundarios?

Corticoides ¿tienen tantos efectos secundarios?

Fracturas de huesos en niños

Fracturas de huesos en niños

Prevención y tratamiento de la osteoporosis

Prevención y tratamiento de la osteoporosis

Beneficios de la fisioterapia en el agua

Beneficios de la fisioterapia en el agua

Corticoides ¿tienen tantos efectos secundarios?

Corticoides ¿tienen tantos efectos secundarios?

Fracturas de huesos en niños

Fracturas de huesos en niños

Prevención y tratamiento de la osteoporosis

Prevención y tratamiento de la osteoporosis

Beneficios de la fisioterapia en el agua

Beneficios de la fisioterapia en el agua

Corticoides ¿tienen tantos efectos secundarios?

Corticoides ¿tienen tantos efectos secundarios?

Fracturas de huesos en niños

Fracturas de huesos en niños