SUSCRIBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Y recibe cada mes el mejor contenido sobre salud y ventajas exclusivas

Se me cae el pelo, ¿me tengo que preocupar?

mujer-pelo.jpg

05/04/2017 • Dermatología

En los últimos años es muy frecuente ver a gente joven con poco pelo, cuando antes esto sucedía, por lo general, en edades más avanzadas. A día de hoy la pérdida del cabello sigue siendo un problema para muchas personas y, en muchos casos, no se ha encontrado una solución efectiva que no sean los implantes capilares. La parte positiva es que la mayoría de las veces, si se trata a tiempo, tiene solución.

 La alopecia es un proceso patológico que afecta a los folículos pilosos, haciendo que se caigan de forma prematura o que dejen de salir. No sólo ocurre en el cuero cabelludo, sino en todas las áreas pilosas como el pecho, la barba o el bigote, en el caso de los hombres. Puede producirse de forma localizada o difusa y puede ser fisiológica o secundaria. Esta última se da cuando es la consecuencia de una enfermedad, puesto que hay muchas patologías que cursan con caída del cabello.

 Tipos de alopecia 

Según los tipos de alopecia se clasifica como cicatricial y no cicatricial. En la primera la pérdida de pelo es irreversible, porque ya se ha producido una ruptura de la estructura folicular.  Las más frecuentes son las infecciosas, tumorales, por dermatosis o por enfermedades hereditarias.

 La alopecia no cicatricial es la que más se da y tiene solución mediante tratamiento, mejorando considerablemente o incluso curándose. En ellas el folículo todavía está activo y puede estimular el crecimiento del cabello. Esta alopecia puede aparecer por:

  • Estrés. La mayoría de las alopecias se producen por estrés. En muchos casos, con poner fin al problema primario que está produciendo ese estrés se acaba con la pérdida de pelo. Aquí especialistas como los psiquiatras o psicólogos juegan un papel importante. La alopecia areata es la más habitual. Se produce en una zona determinada, muchas veces en forma de círculo. Puede aparecer en el cuero cabelludo o en el resto de zonas pilosas. En estos casos el cuero cabelludo está sano, por lo que se repara en más del 90% de las ocasiones. Este tipo de alopecia se da mucho en los niños y es importante que los padres lleven al pequeño al médico para descartar la enfermedad de la tiña.
  • Efluvio post parto. Caída de pelo que se produce en la mujer tras dar a luz, a consecuencia de los cambios hormonales sufridos.
  • Alopecia difusa. Se produce en la adolescencia, el embarazo o el climaterio (periodo en el que empieza a declinar la función ovárica). Hay folículos pilosos que son muy sensibles a los cambios hormonales que se producen en estas etapas de la vida.
  • Alopecia androgenética. En el caso de una persona con alopecia androgenética o prematura, sobre todo hombres, es normal que en momentos de cambio aparezca la pérdida de pelo.
  • Enfermedades sistémicas como el lupus, la diabetes, alteraciones en la tiroides o déficits de hierro. También se sabe que existe que un déficit de la enzima L cisteína que produce pérdida de cabello.

¿Cómo tratar la alopecia? 

Si se llevan a cabo los tratamientos prescritos por el médico en muchos casos se recupera el pelo. Pero es importante que no se prolongue durante mucho tiempo, ya que cuando se instala el folículo deja de recibir el estímulo para formar el pelo y se fibrosa. Por eso, en cuanto la persona note que hay una pérdida de pelo significativa, que llame la atención, debe acudir al médico para que lo diagnostique y también para descartar que exista otra enfermedad concomitante.

 De momento el único medicamento realmente eficaz para la alopecia es el minoxidil, en loción o espuma. En los hombres se utiliza al 5%, pero en las mujeres el porcentaje es más bajo, para evitar que aparezca pelo en zonas en las que no debe salir.

Existen medicamentos orales que pueden ayudar también, como los suplementos vitamínicos y la finasterida, muy eficaz en los hombres. También dan buenos resultados los tratamientos bioestimuladores y las cortisonas locales, que producen hipertricosis (crecimiento excesivo de vello).

 Es importante no obsesionarse, puesto que es normal que las personas pierdan al día en torno a 70 u 80 pelos diarios. No se recomienda recoger el pelo que se cae en la ducha, porque genera más ansiedad en la persona y por consiguiente más caída. Ante la sospecha de pérdida importante de pelo lo mejor es acudir al médico. En SaludOnNet tenemos los especialistas que buscas.
BUSCAR DERMATÓLOGOS EN MI CIUDAD

Dermatología

También te puede interesar

Qué hacer con el pelo tras el verano

Qué hacer con el pelo tras el verano

Corticoides ¿tienen tantos efectos secundarios?

Corticoides ¿tienen tantos efectos secundarios?