08/01/2016 • Dermatología, Pediatría

¿Qué hacemos si nuestros hijos tienen moluscos?

Quienes tienen niños que van a clases de natación seguro que ya han oído hablar de ellos. Hoy os queremos contar cómo se contagian los moluscos, qué debemos hacer para prevenir su aparición y cómo se quitan. Pero antes, vamos a conocer exactamente qué son los granitos que tantos quebraderos de cabeza dan a los padres.

¿Qué son los moluscos?

Los moluscos son infecciones víricas de la piel, muy contagiosas, que dan la cara como si fueran pequeñas verrugas de color carne o pápulas y con una especie de agujero en el centro. En los últimos años ha aumentado considerablemente el número de personas que tiene esta infección. Son sobre todo los niños los que están más expuestos al virus, que se contagia mayoritariamente en las piscinas, ya sea en verano al aire libre o en invierno en climatizadas. Afecta casi a un 10% de los pequeños, más si tienen pieles atópicas, y resiste a los desinfectantes que se echan en este tipo de instalaciones.

ninospiscina

Se transmite por contacto directo con la piel, por lo que es muy importante evitar que los niños utilicen las toallas o la ropa de amigos o compañeros. Es recomendable no llevar a natación a nuestros hijos desde el momento en el que conocemos que tienen moluscos. Lo que sí se debe hacer es acudir al dermatólogo o al pediatra, para que el profesional realice una exploración completa del cuerpo del niño para conocer exactamente el número de lesiones que hay y un diagnóstico cuanto antes. Aunque pueden desaparecer espontáneamente, dependiendo de la inmunidad del niño ante este virus, no se recomienda esperar, para evitar que se expandan por el resto del cuerpo.

El periodo de incubación es de 15 días a 3 meses, y hay que tener mucha paciencia, ya que puede tardar hasta años en desaparecer. No duelen ni pican, por lo que son los padres los que deben estar atentos a estas erupciones cutáneas, que se pueden inflamar. Los granitos pueden salir en cualquier lugar, excepto en la palma de las manos y la planta de los pies y es importante evitar el rascado de la zona. Tienen un tamaño pequeño, que oscila entre 1 y 4 ó 5 milímetros.

Qué método usar para quitarlos

Existen varias formas de eliminarlos, y todas son dolorosas para un niño, por lo que se recomienda que una hora y media antes de hacerlo se aplique un anestésico local en la zona. Los moluscos pueden quitarse con curetas, con pinzas o con nitrógeno líquido:

  • El curetaje consiste en raspar de manera superficial las lesiones con una especie de cucharilla. Es un tratamiento que no deja cicatriz, pero que es molesto y puede provocar un pequeño sangramiento.
  • Pinzas: mediante unas pinzas se retiran los moluscos uno a uno, apretando las pápulas.
  • El nitrógeno líquido o crioterapia es una técnica mediante la cual se exponen las lesiones a un frío de -196 grados centígrados, consiguiendo la congelación del molusco. Se recomiendo en niños mayores o cuando las lesiones son grandes.
  • Cremas: es el método menos rápido, pero también el menos indoloro. Consiste en aplicar un producto en las lesiones, durante varias semanas, y esperar a que el virus desaparezca.
  • Aplicación de sustancias cáusticas como el hidróxido de potasio (KOH), el ácido tricloroacético al 25%, la podofilina o la cantaridina. Esta última ha resultado ser muy eficaz después de sólo dos tratamientos.
  • Láser pulsado de color. Es un tratamiento relativamente nuevo que ayuda a resolver la enfermedad de manera rápida. Presenta algún inconveniente, como su alto coste. No causa demasiado dolor y la probabilidad de que quede una cicatriz en bastante baja.

Generalmente en una sola sesión se pueden eliminar todos, aunque si el niño presenta muchas lesiones es probable que el médico recomiende quitarlos en varios días. Para saber si han desaparecido todos los moluscos hay que esperar cuatro meses desde la realización del tratamiento. Si pasado ese tiempo no hay ninguna lesión, entonces se puede decir que la infección se ha ido.

 

 

 

 

Dermatología Pediatría

También te puede interesar

Por qué salen y cómo se eliminan las verrugas

Por qué salen y cómo se eliminan las verrugas

¿Por qué es importante revisarse periódicamente los lunares?

¿Por qué es importante revisarse periódicamente los lunares?

8 de cada 10 niños con cáncer se curan

8 de cada 10 niños con cáncer se curan

Cómo gestionar el temido cólico del lactante

Cómo gestionar el temido cólico del lactante