SUSCRIBETE A NUESTRA NEWSLETTER

¿Qué es una hernia? Tipos y tratamientos

hernia-síntomas-recuperación.jpg

24/02/2017 • Cirugía General y del Aparato Digestivo, cirugía

Es muy frecuente utilizar la expresión “ten cuidado, que te vas a herniar”, cuando alguien está haciendo un esfuerzo físico importante. Pero ¿realmente sabemos qué es lo que le estamos advirtiendo a esa persona que le puede pasar? Para empezar, conozcamos a qué nos referimos y cuáles son los síntomas de una hernia.

La hernia se produce cuando una víscera sale por fuera del abdomen, a consecuencia de una debilidad o agujero en el peritoneo, que es la pared muscular que mantiene los órganos abdominales. En un momento determinado se produce un fallo en la resistencia de esa pared, por culpa de un aumento de la presión en la zona. Esto permite a los órganos y tejidos salirse de su lugar y herniarse. Generalmente lleva consigo la formación de una protuberancia, aunque en los estados iniciales no suele ser apreciable.

Los síntomas varían, dependiendo de cada caso. Con frecuencia muchas personas no sienten dolor y sólo notan una inflamación en la parte del cuerpo en la que se produce. Pero hay quienes tienen gran malestar y dolor, que empeora cuando realizan esfuerzos físicos o al permanecer mucho tiempo de pie. Si el dolor se mantiene y se producen nauseas o vómitos es importante intervenir de urgencia, ya que es un indicador de un problema grave. Seguramente se haya producido una estrangulación de la hernia, es decir que la hernia se ha atascado dentro del orificio, perdiendo el riesgo sanguíneo.  

Tipos de hernias 

Hay diferentes tipologías de hernias, en función de la zona en la que se producen, aunque la más común es la inguinal. El 75% de los casos que se diagnostican son de este tipo:

  • Inguinal. La hernia inguinal se produce más en los hombres. Se forma cuando aparece un abultamiento en la ingle, que incluso puede llegar hasta el escroto. La hernia femoral o crural se produce más en las mujeres. Se forma cuando aparece un abultamiento debajo de la ingle. La mayoría de las hernias reparadas en esta zona son inguinales (un 97%).
  • De hiato. En este caso la hernia se forma en la parte superior del estómago, que empuja la pared abdominal, y en la cavidad torácica a través de una abertura en el diafragma. Por lo general produce reflujo gastroesofágico, generando una desagradable sensación de acidez.
  • Umbilical. La hernia se forma en la zona del ombligo. Sucede mucho en los recién nacidos, aunque algunos no presentan ningún síntoma hasta que son adultos.
  • Incisional, Quirúrgica o Eventración. Es una hernia que se produce a consecuencia de una cirugía abdominal previa. Las vísceras, en este caso, salen a través de la cicatriz de la intervención.
  • Discal. Provoca que una parte del disco invertebral se mueva hacia las raíces nerviosas, presionando y produciendo lesiones neurológicas.

Se habla de hernia bilateral, cuando aparece en los dos lados del cuerpo, el derecho y el izquierdo.

No hay un motivo concreto por el que aparece una hernia, con excepción de la incisional, que se considera una complicación de una cirugía abdominal anterior. Se sabe que el riesgo de padecerla aumenta según se cumplen años y que se produce más en los hombres que en las mujeres. Algunos motivos pueden ser:

  • Estreñimiento
  • Tos fuerte durante un tiempo prolongado
  • Agrandamiento de la próstata
  • Sobrepeso
  • Realización repetida de esfuerzo físico
  • Fibrosis quística

Por lo general las hernias son fáciles de diagnosticar. El médico, en consulta, busca la protuberancia y le pide al paciente que haga determinados movimientos como que se incline, se doble o tosa. Para confirmar el diagnóstico puede solicitar una ecografía abdominal y un TAC.

Tratamiento de la hernia 

A propuesta del médico el paciente puede someterse a una intervención quirúrgica, que puede ser: cirugía abierta o cirugía laparoscópica. En el primero caso se cierra la hernia mediante suturas y mallas, así como la herida, en la que también se utilizan grapas o pegamento quirúrgico. En la técnica laparoscópica se repara la hernia realizando pequeñas incisiones. Por una se introduce una pequeña cámara (laparoscopio) y por otras el material quirúrgico necesario para la intervención. En este caso la recuperación es más rápida.

El postoperatorio de una operación de hernia es similar al de otras cirugías abdominales y depende de la técnica utilizada:

  • Durante las primeras horas se recomienda el uso de la bolsa de frío en la zona. Produce bastante alivio y previene la inflamación.
  • En los primeros tres a cinco días es probable que el paciente sienta dolor en la zona, por lo que tomará los analgésicos prescritos por el especialista. También es habitual sentir hinchazón en la zona de la herida.
  • Es mejor ducharse en lugar de bañarse. Para tomar baños se recomienda esperar al menos dos semanas.
  • Durante las dos semanas siguientes hay que evitar la realización de esfuerzo físico.
  • A medida que pasen los días la sensación cada vez será mejor. En un plazo de 15 días o un mes, dependiendo del paciente, la recuperación es total, por lo que podrá volver a su actividad rutinaria.

Ante la sospecha de una posible hernia es importante acudir al médico para que realice la valoración pertinente. En SaludOnNet somos expertos en intervenciones quirúrgicas de hernias, un problema que una vez operado raras vez se reproduce.

DÓNDE OPERARSE DE UNA HERNIA

Cirugía General y del Aparato Digestivo cirugía

También te puede interesar

Sinus pilonidal: Qué es y cómo tratar el quiste sacro

Sinus pilonidal: Qué es y cómo tratar el quiste sacro

Hemorroides en el embarazo: síntomas y tratamiento

Hemorroides en el embarazo: síntomas y tratamiento