congelación-óvulos.jpg

22/07/2016 • Reproducción asistida, embarazo

Posponer la maternidad congelando óvulos

Cada vez son más las mujeres que deciden posponer la maternidad, a pesar de que su reloj biológico avanza de manera inexorable. Son muchas las causas que llevan a tomar esta decisión. Una de ellas es que actualmente son pocos los trabajos que permiten unos horarios compatibles con la vida laboral y familiar y a la vez los sueldos son más ajustados. A esto se une que muchas mujeres optan por la soltería como modo de vida, a diferencia de lo que ocurría hace años, cuando estar en pareja era la elección de la mayoría.

Estos hechos están provocando que muchas mujeres se planteen congelar sus óvulos, como la mejor técnica para preservar su fertilidad, posibilitando que en un futuro se puedan quedar embarazadas sin que el porcentaje de fecundabilidad baje.

En qué consiste

Esta técnica consiste en la vitrificación de los ovocitos en el momento en el que la mujer es fértil, por un tiempo ilimitado, y su uso en un futuro cuando ella decide que es el momento de quedarse embarazada. Antiguamente este examen presentaba algunas deficiencias, puesto que durante el periodo de congelación se formaban cristales de hielo que podían dañar al óvulo. Con los avances actuales esto no ocurre y las características de los ovocitos congelados o vitrificados son las mismas que las de aquellos que no se han sometido a este proceso. De hecho las estadísticas hablan de que un 97% de los ovocitos vitrificados sobrevive al proceso en mujeres con menos de 35 años. Por este motivo se suele recomendar que esta técnica se lleve a cabo antes de que la mujer tenga esa edad, con el objeto de preservar la calidad de los óvulos.

Durante el proceso de congelación, los ovocitos son tratados con sustancias crioprotectoras y sumergidos en nitrógeno líquido a una temperatura de -196º. El proceso incluye muchos de los pasos que se llevan a cabo también en la Fecundación in Vitro, como la estimulación del ovario con hormonas, para que produzca más óvulos, y la aspiración de los ovocitos del ovario. La diferencia es que en la FIV el proceso termina cuando se insemina y aquí se vitrifican.  

Este método no sólo lo eligen las mujeres que de modo voluntario quieren dejar para más adelante el hecho de ser madres. También se recomienda a mujeres que tienen cáncer  y que reciben o van a recibir algún tratamiento de quimioterapia o radioterapia. En estos casos se tiene en cuenta la edad, la función ovárica y la reserva folicular de la paciente. Asimismo es ideal para quien ha tenido varias cirugías de ovario (endometriosis) y para aquellas que tienen pocos ovocitos.

No hay que confundir la congelación de ovarios con la vitrificación de embriones. Esta última es una técnica de congelación avanzada que busca la transferencia de embriones en diferido a la mujer. De hecho, se siguen los mismos pasos que en una Fecundación in Vitro normal, con la diferencia de que en el momento de obtener los embriones, en lugar de transferirlos al útero materno se congelan para hacerlo en un futuro.

Si te estás planteando congelar tus óvulos para ser madre en un futuro en SaludOnNet te podemos ayudar para que hagas realidad tu sueño.

 

.

 

.

 

Reproducción asistida embarazo

También te puede interesar

Dos mamás para un mismo bebé

Dos mamás para un mismo bebé

Vasectomía, el control de natalidad masculino

Vasectomía, el control de natalidad masculino

Lo que aporta un estudio de la fertilidad de pareja

Lo que aporta un estudio de la fertilidad de pareja