SUSCRIBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Y recibe cada mes el mejor contenido sobre salud y ventajas exclusivas

radiodiagnostico-1.jpg

22/01/2016 • Radiodiagnóstico

Perder el miedo a la resonancia magnética

La resonancia magnética es una prueba que aporta mucha información al médico que la prescribe. Muestra imágenes de los órganos y las estructuras del cuerpo humano a través de un campo magnético y ondas de radio muy potentes. No es un examen peligroso, ya que no utiliza radiación ionizante, pero sí puede ser molesto para quien se lo realiza. Y no porque sea doloroso, ni mucho menos, sino por el hecho de tener que estar metido en una especie de cápsula dentro de un túnel, inmóvil, mientras se escucha un fuerte ruido durante la prueba, que suele tener una duración de 30 a 60 minutos.

¿Qué información da?

Los beneficios de esta prueba son múltiples, ya que permite diagnosticar diversas enfermedades oncológicas, cardiovasculares, neurológicas, musculares o abdominales, entre otras. Además los pacientes se pueden estudiar de forma segmentada o de cuerpo entero, según la patología. También muestra imágenes en diferentes planos.

En ocasiones la resonancia requiere un medio de contraste para realizarse. Se trata de un agente externo que se suele administrar en vena, en la mano o en el brazo, y que ayuda al radiólogo a ver determinadas zonas con mayor claridad, al alterar las propiedades magnéticas de las moléculas de agua cercanas. No hay que tener miedo si el médico nos dice que la resonancia se va a hacer con contraste. Generalmente se utiliza uno denominado gadolinio, tolerado por la mayoría de las personas, que se suministra justo antes de realizar la prueba. Este líquido mejora las imágenes de los órganos internos, el tracto gastrointestinal, las arterias y venas del cuerpo, los tejidos blandos, el cerebro y los senos.

¿Se necesita preparación para realizarse una RM?

El médico suele pedir al paciente que realice un ayuno de 4 a 6 horas, previo a la realización de la prueba. Como la máquina cuenta con potentes imanes, no se permite portar objetos de metal, como joyas, relojes, audífonos, gafas, horquillas….Asimismo las prótesis removibles deben quitarse antes de realizar la prueba.

Hay que tener en cuenta que, en ocasiones, la persona que tiene que hacerse la prueba puede sufrir claustrofobia. En estos casos se recomienda hablar antes con el médico para intentar buscar una solución que satisfaga a ambos, ya sea la dispensación de una anestesia u optar por la realización de una resonancia magnética abierta.

Al ser la RM una prueba que aporta mucha información y totalmente segura, también está indicada en el caso de los niños. El único problema es que se trata de una prueba en la que el paciente tiene que permanecer inmóvil, por lo que en menores de 4 años se suele usar anestesia para realizarla.

¿Es lo mismo que un TAC?

Muchas veces confundimos la resonancia magnética con la Tomografía Axial Computerizada o TAC, cuando son dos pruebas diferentes. En el caso de la primera no se utiliza radiación, cosa que sí ocurre con la segunda.

El TAC permite conseguir imágenes radiográficas del interior del organismo a través de rayos X, en forma de cortes trasversales o tridimensionales. Se suele hacer un TAC en caso de traumatismo para comprobar si hay hemorragias internas, para estudiar patología de la médula y la columna vertebral, para diagnosticar tumores o para guiar la toma de biopsias.

Ambas pruebas diagnósticas le aportan mucha información al radiólogo, médico encargado de interpretar las imágenes obtenidas y realizar un diagnóstico con toda la información del paciente. Este informe se le remite posteriormente al especialista que ha prescrito cualquiera de las dos pruebas médicas.

Radiodiagnóstico

También te puede interesar

Qué es y cuánto cuesta una densitometría ósea

Qué es y cuánto cuesta una densitometría ósea

Cuál es el precio de una resonancia magnética

Cuál es el precio de una resonancia magnética