SUSCRIBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Y recibe cada mes el mejor contenido sobre salud y ventajas exclusivas

miopia.jpg

07/03/2016 • Oftalmología

Operarse de miopía con láser

Cerca de 2.000 millones de personas en el mundo tienen miopía, lo que supone la cuarta parte de la población mundial. Es un defecto de refracción común que hace que los objetos cercanos se vean de manera correcta y los que se encuentran más lejos borrosos. Esto se produce debido a que la persona enfoca las imágenes delante de la retina, en lugar de hacerlo sobre la misma.

Puede desarrollarse desde la infancia e ir variando con el paso del tiempo. Por ese motivo es importante que los padres se fijen en detalles como si el niño se queja de no ver lo que pone en la pizarra, si se acerca demasiado a los libros para leer o a los cuadernos para escribir o si se sienta muy cerca del televisor. Generalmente las dioptrías suelen aumentar hasta los 18 años, y a partir de esa edad se estabilizan, pero nunca bajando, porque es la miopía no se cura. Hay momentos en los que puede aumentar bastante, como en el caso de los embarazos en las mujeres.

Quienes tienen miopía presentan fatiga visual, cefaleas, dificultad para ver los objetos que se encuentran a distancia o tics como entornar los ojos para enfocar mejor, reconocible en la mayoría de los miopes.

El hecho de que no desaparezca por sí sola no quiere decir que no se pueda solucionar o que la persona tenga que llevar gafas o lentillas de por vida. Si tiene menos de 8 dioptrías puede someterse a una cirugía refractiva con láser. Es una técnica que busca eliminar los defectos oculares mediante la modificación de la anatomía del ojo, sobre todo de la córnea.

Por lo general, la mayoría de pacientes son operados mediante Láser Excimer. Se trata de un procedimiento gracias al cual el láser esculpe la córnea del paciente, eliminando de manera selectiva las capas de la misma. Las técnicas de cirugía refractiva tienen como finalidad reducir o eliminar la dependencia de corrección óptica (gafas o lentillas), no actuando sobre el resto de estructuras internas del ojo, como la retina.

Para ello existen diferentes técnicas diferentes:

  • LASIK
  • PRK O LASEK

La técnica LASIK consiste en la aplicación del láser sobre la córnea del paciente con el fin de moldearla. Durante la intervención el cirujano levanta una capa fina del tejido de la córnea mediante un aparato similar a una cuchilla denominado microqueratomo, que permite dejar libre la zona en la que el láser va a actuar. En ocasiones la técnica Lasik puede ser 100% láser, con lo que el levantamiento de la córnea no se realiza de manera manual, sino mediante un láser denominado Femtosegundo, que aporta precisión y seguridad.

Una vez descubierta la zona en la que se va a actuar, el médico aplica el láser Excimer sobre la zona corrigiendo los defectos refractivos del paciente. A continuación coloca de nuevo la pequeña capa de tejido corneal, levantada previamente, y se adhiere de nuevo a la córnea mediante sellado, sin necesidad de tener que dar ningún punto.

La técnica PRK o LASEK consiste en la separación del epitelio, mediante la aplicación de una solución hecha con alcohol, y a continuación el uso del láser con el fin de corregir la curvatura de la córnea y eliminar el defecto refractivo. La diferencia entre la técnica PRK y la LASEK es que en la primera se retira de manera momentánea el epitelio, colocándose en su sitio después, y en la segunda se hace de manera definitiva.

Ambas técnicas se realizan habitualmente bajo anestesia local. La intervenciones se practican en quirófano y son muy rápidas, no duran más de 15 minutos.

Como toda cirugía refractiva existe la posibilidad de sufrir molestias en el postoperatorio. Algunas de ellas son fotofobia, deslumbramiento nocturno, visión borrosa, sensación de cuerpo extraño o fluctuación de la visión. Por este motivo se precisa un tratamiento postoperatorio y, en algunos casos, llevar una lentilla de contacto unos días.

Tras la intervención se corrige la vista consiguiendo una visión parecida a la que tenía el paciente antes de la cirugía, cuando usaba gafas o lentillas. La incorporación a las actividades habituales se hace de forma rápida, siempre siguiendo las indicaciones del médico.
DÓNDE OPERARME DE MIOPÍA

Oftalmología

También te puede interesar

Cuidados tras la operación de cataratas

Cuidados tras la operación de cataratas

No te olvides de revisarte la vista

No te olvides de revisarte la vista