SUSCRIBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Lo que aporta un estudio de la fertilidad de pareja

estudio-fertilidad-pareja.jpg

30/08/2016 • Reproducción asistida

En los últimos años las parejas han retrasado la edad para tener en hijos, si lo comparamos con la generación de nuestros padres, en la que a los 30 años era raro no ser padre o madre. Este hecho hace que aumente la dificultad de la mujer para quedarse embarazada, al ser cada vez menos fértil y tener más estrés por el ritmo de vida presente.

En la actualidad España es el país de la Unión Europea que más retrasa la maternidad, estando la cifra media en 30,4 años. Y ocurre que una vez que se toma la decisión de buscar un bebé son muchos los factores que influyen y que hacen que, a veces, no llegue tan pronto como se esperaba.

En qué consisten las pruebas

Las pruebas de fertilidad de la pareja son un estudio que se realiza cuando se ha tenido relaciones sexuales sin protección de manera frecuente durante más de un año, y no se ha logrado un embarazo. Eso si hablamos de mujeres menores de 35 años, ya que si se supera esta edad sólo hay que esperar seis meses para hacerse la prueba. Se realizan tanto al hombre como a la mujer.

En el caso de esta última también se recomiendan en otros casos que exponemos a continuación:

  • La mujer tiene sospechas de que es infértil
  • Tiene antecedentes familiares de endometriosis
  • Ha tenido alguna enfermedad de transmisión sexual
  • Tiene reglas muy irregulares, abundantes y dolorosas
  • Tiene 35 años y en un corto plazo de tiempo no tiene intención de quedarse embarazada

Si hablamos de los hombres, deberían hacerse el estudio de fertilidad si:

  • Tiene antecedentes de fibrosis quística
  • Lesiones o traumatismos en el escroto y los testículos
  • Problemas de erección
  • Problemas de eyaculación

Qué pruebas se hacen

El estudio puede alargarse un par de meses y suele comenzar casi siempre con una entrevista con el médico especialista en reproducción. A continuación comienzan las pruebas, que en el caso de la mujer con las siguientes:

  • Exploración física y preguntas sobre su historia clínica (antecedentes familiares, alergias, uso de anticonceptivos…)
  • Ecografía transvaginal para evaluar el estado del útero y los ovarios
  • Analítica de sangre para la función ovárica e hipofisaria, en la que se estudia el comportamiento de algunas hormonas (estudio hormonal basal). Se recomienda realizar en el tercer o cuarto día de la menstruación.

En el caso de los hombres, las pruebas a realizar son:

  • Exploración física y preguntas sobre su historia clínica ((antecedentes familiares, alergias, uso de anticonceptivos…)
  • Muestra de semen para realizar un Seminograma, con el fin de examinar el esperma y el líquido seminal. Esta prueba es muy interesante y aporta mucha información. Gracias a ella se conoce la cantidad de líquido seminal, el número de espermatozoides que tiene (la concentración), la velocidad a la que se mueven (calidad), el tamaño, la forma y el aspecto de los mismos.

Si el resultado es anormal, aumenta la dificultad a la hora de lograr que se produzca la fecundación de la mujer.

Con el resultado de las pruebas en la mano la pareja debe acudir de nuevo a la consulta del médico. Allí le informará sobre su potencia fértil, la preservación futura de su fertilidad, las recomendaciones para lograr un embarazo y las distintas opciones de tratamiento que existen. Entre ellas se encuentra la inseminación artificial y la fecundación in vitro (FIV).

Si estáis interesados en realizaros un estudio de fertilidad de la pareja, en SaludOnNet tenemos lo que buscáis.

 

 

Reproducción asistida

También te puede interesar

Transferencia de embriones propios, ¿en qué consiste?

Transferencia de embriones propios, ¿en qué consiste?

¿Cuánto cuesta una inseminación artificial?

¿Cuánto cuesta una inseminación artificial?