gastroenteritis-niños.jpg

16/09/2016 • niños, pediatra

La gastroenteritis vuelve con el cole

Cada mes de septiembre, cuando empieza el curso escolar, también comienza el temor de los padres por los temidos virus que cogen los pequeños. La gastroenteritis es uno de los que no suele fallar, tanto en bebés como en niños más mayores.Se trata de la inflamación de la mucosa gástrica e intestinal, causada por un virus o también por una bacteria. Es muy incómoda y dolorosa, ya que causa vómitos constantes, diarreas, fiebre y dolor abdominal. Y como cada cuerpo reacciona de una manera diferente, puede durar un día o prologarse durante una semana. En esos días los padres no deben llevar al niño al colegio, puesto que la propagación es muy rápida. Lo importante, cuando se sospecha que el pequeño puede tener gastroenteritis, es acudir al pediatra para que el médico valore el grado de deshidratación del niño y ponga tratamiento cuanto antes.

¿Qué tratamiento es el adecuado?

Por regla general lo primero que se hace es prescribir la toma de soluciones de rehidratación oral (sueros) para corregir precisamente esa deshidratación. Con ello se consiguen reponer las pérdidas de agua y electrolitos que se hayan tenido a consecuencia de las diarreas.  Se trata, sin duda, de un método seguro, rápido, económico, no agresivo y que permite la ayuda de las familias en la recuperación del pequeño. Al principio es recomendable hacerlo en dosis pequeñas, para evitar los vómitos repetidos.

A diferencia de lo que se pensaba, la Asociación Española de Pediatría considera que hay que comenzar de manera precoz con la realimentación, tan pronto como desaparezca la deshidratación. No obstante, no hay que forzarlo si no quiere. En este sentido recomiendan que el niño coma lo mismo que comía cuando estaba sano, sin necesidad de tomar una dieta blanda. En el caso de los bebés que se alimenten con leche materna, ésta se debe de mantener todo el tiempo. Tampoco hay que cambiar la alimentación de quienes toman biberón.  

Es importante no dar medicamentos, a excepción de los antitérmicos, si fueran necesarios. Aquellos que se utilizan para parar las diarreas o los vómitos no están indicados en este caso. Tampoco suele ser preciso realizar analíticas u otras pruebas de laboratorio.

Aunque en niños es muy complicado prevenir la gastroenteritis, algo tan fácil y sencillo como la higiene de las manos, también en los adultos, es fundamental para intentar mantenerse a salvo. Lavarse las manos antes de comer o después de ir al baño son gestos que no cuestan nada, pero que ahorran muchos disgustos.

Rotavirus

La infección por Rotavirus es la gastroenteritis más grave que hay. Aunque su vacuna no está incluida en los calendarios de las diferentes Comunidades Autónomas, la mayoría de los pediatras la recomiendan. Se administra en tres dosis y protege evitando casos de deshidratación severa. No obstante no es barata, ya que su precio ronda los 70 euros por dosis. Este virus es el responsable en España de que cada años haya más de 5000 niños hospitalizados.

Si tu hijo tiene síntomas que te pueden hacer pensar que tiene gastroenteritis acude a la consulta de pediatría. En SaludOnNet tenemos una amplia oferta.

 

niños pediatra

También te puede interesar

¡Qué importante es elegir al mejor pediatra!

¡Qué importante es elegir al mejor pediatra!