SUSCRIBETE A NUESTRA NEWSLETTER

La ecografía de las 20 semanas

5780-segunda-opinion-medicina-reproductiva-2x-2.jpg

14/07/2016 • embarazo, Ginecología y Obstetricia

El embarazo es un periodo cambio en el cuerpo de la mujer. Por ello son muchas las pruebas que debe hacerse a lo largo de los nueve meses que dura, tanto para conocer su estado de salud, que debe ser el mejor posible, como para saber si el bebé se está formando de manera adecuada.

Aunque todas las pruebas tienen importancia, la ecografía de las 20 semanas es especial, ya que se realiza en la mitad de la gestación y no la puede hacer cualquier especialista. La Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia considera que el médico que la lleva a cabo debe acreditar el nivel de experto o nivel IV de ecografías, que se da a quienes demuestran un conocimiento y dedicación suficiente.

Cuándo debe hacerse

Se realiza entre las semanas 18 y 22, momento en el que los órganos del feto ya están bastante formados y la cantidad de líquido amniótico hace que aún pueda moverse a su libre albedrío, pudiendo cambiar de postura y facilitando el trabajo del especialista.  A las 20 semanas de gestación se calcula que el bebé puede medir ya entre 16 y 20 centímetros y pesa alrededor de 260 gramos.  En ese momento se empiezan a formas las marcas de las palmas de las manos y de los pies, genuinas en cada persona.

Esta ecografía, denominada morfológica, es un examen no invasivo que se realiza en el abdomen y que no precisa estar en ayunas ni beber líquido previamente. Su capacidad diagnóstica se aproxima al 90% del caso de malformaciones del sistema nervioso y a un 84% en el caso de las renales. Por ejemplo, en un 88% de las ocasiones el médico es capaz de detectar mediante esta prueba una espina bífida y en un 98% una hidrocefalia.  A la hora de diagnosticar posibles malformaciones relacionadas con el corazón y el sistema circulatorio el porcentaje desciende hasta un 40%.

En qué consiste

El médico la hace de forma escrupulosa, para conocer con el máximo detalle la anatomía del bebé y así descartar posibles malformaciones. Se valora la forma del feto y sus proporciones. También la placenta y el líquido amniótico, el corazón y el resto de órganos del bebé para ver que se está desarrollando dentro de los parámetros normales. Así que es importante que sepas que suele durar más tiempo que el resto de las ecografías que hasta ahora te has podido hacer- una media hora- y no hay que asustarse porque es normal que así  sea. También debes tener en cuenta que requiere mucha concentración, por lo que es posible que el médico no te dé ninguna información sobre la prueba hasta que no termine de hacerla.

Lo primero que el especialista va a buscar es el latido cardiaco. Una vez hallado, comprobará el crecimiento del feto, validando que se corresponde con el tiempo de gestación. En este sentido mide el diámetro de la cabeza, la circunferencia del abdomen y la longitud del hueso más largo del cuerpo humano, el fémur. Así, examinando uno a uno sus órganos, se ve si está creciendo como debe. A continuación evalúa la cabeza (forma del cráneo, cerebro, ventrículos, el cerebelo…ect), la cara (de frente y de perfil), la columna vertebral, el tórax, el abdomen, los brazos, las piernas y el sexo.

También mira los movimientos de mismo, la cantidad de líquido amniótico, las características de la placenta y la anatomía del feto. Asimismo comprueba que el útero y los ovarios de la madre están bien.

En la semana 20 la mayoría de parejas conoce ya el sexo de su bebé. Pero hay casos en los que el feto no se ha dejado ver aún. Esta ecografía también es una buena oportunidad para saber si lo que viene es un niño o una niña. Es importante no confundirla con la ecografía 4D, que no es una prueba tan diagnóstica, sino más emocional.

Si estás embarazada y quieres saber más sobre la ecografía de las 20 semanas no tienes más que acudir a la consulta con el ginecólogo. Este especialista sabrá guiarte y, en el caso de que necesites realizarte esta prueba, te aconsejará el mejor centro médico para ti.

embarazo Ginecología y Obstetricia

También te puede interesar

Inducción del parto: qué es y cuándo se hace

Inducción del parto: qué es y cuándo se hace

Enfermedades de transmisión sexual más frecuentes

Enfermedades de transmisión sexual más frecuentes

Transferencia de embriones propios, ¿en qué consiste?

Transferencia de embriones propios, ¿en qué consiste?