SUSCRIBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Y recibe cada mes el mejor contenido sobre salud y ventajas exclusivas

niños.jpg

28/03/2017 • Pediatría

Enuresis nocturna: cuando sigues mojando la cama

Un 10 % de los niños mayores de cinco años sigue haciéndose pis en la cama por la noche. Este suceso se llama enuresis nocturna y es más frecuente de lo que parece. Les sucede más a los niños que a las niñas y tiene un fuerte componente hereditario (si ambos progenitores la han padecido los hijos tienen un 77% de probabilidades de que también les pase). Puede ser primaria o secundaria, en función de si el pequeño nunca ha tenido control miccional o si anteriormente lo tenía, durante al menos 6 meses. Desaparece generalmente de forma espontánea, pero hay veces en las que el niño necesita una ayuda para poder controlar el esfínter por la noche.

Por qué se produce 

Para considerar que un pequeño tiene enuresis los episodios deben producirse al menos dos veces por semana en un periodo no inferior a tres meses. Hay diferentes causas que les llevan a no controlar la orina por la noche; entre las más frecuentes, además de los antecedentes familiares, se encuentran:

  • La alteración en el patrón de secreción de la hormona antidiurética
  • La vejiga urinaria. La capacidad vesical, en estos casos, suele ser más pequeña que la orina que generan
  • Frecuentes infecciones del tracto urinario (ITU).
  • Factores psicosociales. Generalmente los niños con enuresis no suelen tener ninguna alteración emocional, pero determinadas situaciones de estrés pueden desencadenarla.

Cuando un niño necesita llevar pañal por la noche en edades en las que la mayoría ya no lo llevan hay que acudir a consulta de pediatría. El especialista se encarga de averiguar qué tipo de enuresis es, con qué frecuencia se presentan los episodios o si tiene síntomas diurnos. Lo normal es que realice una exploración física completa, prestando especial atención a los genitales externos, el meato urinario y al chorro de la orina. También se hace un análisis sistemático de orina y, en el caso de las enuresis secundarias en niñas, un cultivo de orina. La mayoría de los niños presenta una exploración física normal.

Cómo ponerle fin

El pediatra suele llevar a cabo una terapia con el niño, siempre que estén de acuerdo tanto los padres como el pequeño mayor de 5 años. Al niño se le explica en qué consiste lo que le ocurre y se le anima a beber mucho líquido por el día y poco después de la cena. En el caso de que la capacidad vesical sea pequeña es importante que enseñarle a retener el chorro vesical. Lo mejor es que se haga mediante juegos, para que le resulte mucho más fácil.

Hay que hacerle ver al pequeño que lo que le pasa no es algo raro y que puede superarlo. Es también básico que aprenda que si moja la cama debe ser él el encargado de cambiar las sábanas.

Una parte destacada es educar a los padres en la importancia que tiene no ridiculizar a sus hijos ni castigarles. Tampoco es bueno que les pongan pañales para que no se moje la cama o que les levanten de madrugada para llevarles al baño. Tiene que ser el niño el que controle poco a poco por sí solo. La realización de un calendario para controlar la evolución del pequeño, en el que haya recompensas si permanece seco durante la noche, es un incentivo interesante.

Existen sistemas de alarma para que el niño se dé cuenta si tiene algún escape. Se trata de mecanismos eléctricos que se ponen en la ropa del pequeño y que suenan cuando empieza a miccionar, creando un reflejo condicionado. Este tratamiento es eficaz a largo plazo y suele ser bastante efectivo en niños mayores de 10 años.

Cuando el médico considera importante el tratamiento farmacológico suele mandar Desmopresina, un análogo de la hormona antidiurética, u otros como la Imipramina o la Oxibutinina. Puede ser ingeridos solos o combinados.

Si tu hijo tiene enuresis no te preocupes, visita al pediatra y él os dará las pautas para solucionar el problema. En SaludOnNet tenemos muchos especialistas esperándote.

 BUSCAR PEDIATRAS EN MI CIUDAD

Pediatría

También te puede interesar

Diagnóstico y tratamiento del niño con TDAH

Diagnóstico y tratamiento del niño con TDAH