man-wearing-glasses.jpg

04/08/2016 • Oftalmología

Con el paso del tiempo aparece la presbicia

El paso de los años también se nota en la vista. Personas que nunca jamás han llevado gafas un buen día se dan cuenta de que las necesitan para ver de cerca, porque son incapaces de leer un texto a no ser que lo separen de su cuerpo al menos 20 centímetros. ¿Os suena? Hablamos de la presbicia, comúnmente llamada vista cansada.

Suele aparecer en la franja de edad que va desde los 40 a los 50 años, a causa del envejecimiento de los órganos y, aunque no se puede prevenir, existen tratamientos muy eficaces para acabar con ella.

Cada vez más casos

Los números son abrumadores, ya que en la actualidad se calcula que en España más de un 70% de las personas con una edad superior a los 45 años la padece. Si hablamos de mayores de 65, el porcentaje aumenta hasta el 98%, sumando en total unos 16 millones y medio de personas.  Es un dato importante a tener en cuenta, porque a no ser que nos encontremos en ese ínfimo 2% de población que se libra, estamos abocados a usar gafas en un futuro o a poner solución de otra manera.

La presbicia es la pérdida de acomodación del cristalino, como consecuencia de la rigidez del mismo y la debilitación de los músculos que lo controlan. Como hemos dicho, se produce en las personas con el paso del tiempo y afecta a la nitidez de la visión de cerca, haciendo necesario alejar los objetos para verlos con claridad.

Los síntomas de esta patología son bastante reconocibles. Generalmente se necesita más luz para leer y alejar los objetos para poder verlos. También se cansan los ojos en acciones que requieren una visión de cerca.

Cómo solucionar el problema

Ahora existen diferentes formas de solucionar la presbicia, dependiendo de si se quiere hacerlo de manera temporal o definitiva. Si se elige la primera opción se puede corregir con gafas o lentes de contacto. También mediante láser, moldeando la córnea para conseguir que se modifique su asferidad y se aumente el foco. De esta forma se compensa la pérdida de acomodación del cristalino. Se suele utilizar el láser Excimer, que actúa como en las cirugías refractivas de miopía, astigmatismo e hipermetropía, pero utilizando un programa de moldeado multifocal o biasférico de la córnea. Lo mismo ocurre con el láser Femtosegundo, que se utiliza para que la técnica sea 100% láser, aportando más precisión y seguridad.  

Otra solución temporal son los Implantes intracorneales, que proporcionan una profundidad de foco y se colocan en el interior de la córnea. En la intervención se utiliza igualmente el láser Femtosegundo. Se implantan en el ojo no dominante, consiguiendo una buena visión de cerca en monovisión (empleo del ojo dominante para lejos y el no dominante para cerca).

Pero si lo que se busca es terminar con la presbicia de manera definitiva hay que optar por las lentes intraoculares. Se trata de un procedimiento muy parecido al que se usa en la cirugía de la catarata, en el que se sustituye el cristalino por una lente intraocular. Se utiliza también el láser Femtosegundo para las partes más delicadas de la intervención.

Es interesante conocer que existen diferentes tipos de lentes, en función de si la persona sólo tiene presbicia o cuenta con algún otro defecto refractivo.

  • Monofocal: Tienen un foco y están destinadas a la visión de lejos (a partir de un metro). Ofrece una buena visión a larga distancia, pero el paciente debe llevar gafas para la visión corta e intermedia.
  • Bifocal o multifocal: Tiene dos focos: uno para visión de lejos (miopía) y el otro para visión de cerca (presbicia o vista cansada).
  • Trifocal. Tiene tres focos de visión (cerca, intermedio y lejos). Con ellas se consigue gran independencia de las gafas.
  • Tóricas: Corrigen el astigmatismo. Pueden ser monofocales, bifocales o trifocales.

Lo importante es que sepas que si notas que ya no ves igual que antes de cerca puedes optar por una solución que termine con el problema para siempre. En SaludOnNet contamos con los mejores especialistas en operación de presbicia.

 

 

 

 

Oftalmología

También te puede interesar

No dejes que las cataratas te impidan ver

No dejes que las cataratas te impidan ver