eco4d.jpg

09/02/2016 • embarazo, familia

Ecografía 4D, emocional y diagnóstica

Conocer cómo será la cara del bebé cuando nazca es uno de los principales anhelos de los futuros papás. El embarazo es una etapa de cambios y preparación para la mujer, unos meses en los que disfruta de su pequeño antes aún de tenerlo en brazos. Pero también es un momento en el que se plantean dudas acerca de cómo va a ser el futuro bebé, a quién se va a parecer y cómo se encuentra dentro de la tripa de mamá.

La ecografía se ha convertido en la mejor prueba que se realiza a una embarazada. La diagnóstica se hace al menos tres veces durante la gestación: al principio, en el segundo trimestre y al final del embarazo. Una de las más importantes es la que se lleva a cabo a las 20 semanas de gestación. La debe hacer un ginecólogo con alta capacitación en ecografías (nivel III) y con un aparato de alta resolución que además tenga doppler. El médico ve, a través de ultrasonidos, los órganos internos del bebé y comprueba si el crecimiento del mismo se está produciendo con normalidad. Lo bueno es que es una prueba inocua, que no utiliza radiaciones ionizantes y que además aporta mucha información.

Conocer la carita del bebé

En los últimos años a esta ecografía diagnóstica se ha unido otra más emocional, la ecografía 4D o 3D en movimiento. En ella se puede ver, como si de una foto en color sepia se tratara, la carita, los gestos, las manos, los pies, los genitales y los movimientos que realiza el bebé dentro de la tripa. Esta ecografía supone una gran tranquilidad emocional para los padres y también un gran impacto, al comprobar cómo su hijo se está desarrollando en el útero materno. Además es una forma de hacer más partícipe de su próxima paternidad al futuro papá, ya que en ocasiones a los hombres les cuesta empatizar con los sentimientos que están surgiendo en la madre, al no ser ellos los que experimentan cambios en su cuerpo.

Se trata de una prueba complementaria que se suele realizar entre las semanas 25 y 32. Se puede hacer antes y después de estas fechas, pero es en ese periodo en el que se ve mucho mejor al bebé, que ya está formado y que aún no es lo suficientemente grande como para no verse de cuerpo entero. Además, si se espera mucho se corre el riesgo de que esté de espaldas y no se dé la vuelta. En ocasiones hay trucos para que el feto esté más activo durante la ecografía. Una de ellas es que la madre tome algo de chocolate o cualquier dulce.

Antes de hacerse cualquier ecografía se recomiendo no echarse ningún tipo de crema hidratante ni aceite corporal en la tripa, para evitar que la señal no llegue nítida. El estudio no suele sobrepasar los 30 minutos, para evitar una sobreexposición de ultrasonidos al feto. En la mayoría de centros médicos en los que se realiza esta ecografía, dan la opción de repetirla otro día si no se ha conseguido ver al bebé durante la sesión.

Ayudan en el diagnóstico de anomalías

Estas ecografías, desde el ámbito diagnóstico, también tienen por sí solas un importante valor diagnóstico, ya que permiten analizar la anatomía del feto y detectar posibles enfermedades congénitas. Al permitir ver la imagen del feto en movimiento y tiempo real, facilita la visualización de anomalías como el labio leporino, la espina bífida o problemas relacionados con el tubo neural o el corazón. Gracias al diagnóstico precoz de estas patologías, los médicos están prevenidos de cara al parto.

Las imágenes de las ecografías 4D son procesadas por un ordenador, por lo que después se pueden volver a ver las veces que se quieran. Por lo general, los futuros padres se llevan un vídeo del bebé en formato digital, para así visualizarlo en cualquier momento. Es una vivencia fantástica, por lo que si vas a tener un bebé, no esperes para ver su carita; en Saludonnet tenemos una Ecografía 4D para ti. Sin duda, se trata de una experiencia única.

embarazo familia

También te puede interesar

Vasectomía, el control de natalidad masculino

Vasectomía, el control de natalidad masculino

Posponer la maternidad congelando óvulos

Posponer la maternidad congelando óvulos

El insomnio y las ganas de dormir

El insomnio y las ganas de dormir

Dolores que traen de cabeza

Dolores que traen de cabeza