SUSCRIBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Cuando los juanetes duelen, hay que operar

mujertacones.jpg

23/11/2016 • Traumatología-y-cirugía-ortopédica, Podología

Los pies son una parte del cuerpo a la que no se suele dar demasiada importancia, mientras todo va bien. Excepto en verano, época en la que se pueden lucir con sandalias, el resto del año no suelen ser un motivo de preocupación. Pero ¿qué pasa cuándo empiezan a molestarnos? Seguramente en ese momento nos acordamos de la poca atención que les hemos prestado. Son varias las afecciones que pueden causar dolor: uñas encarnadas, espolones o juanetes, entre otras. Cuando existen estas molestias es importante visitar al podólogo o al traumatólogo, en un primer momento.

  ¿Qué son los juanetes?  

El Hallux Valgus, culpable de producir los juanetes, es una desviación lateral del hueso del pie, primer metatarsiano, que se traduce en la formación de un bulto o deformidad en la parte externa del dedo gordo. Por lo general, en la mayoría de los casos, el dedo gordo se gira hacia el segundo dedo, manteniendo esa desviación en el tiempo. Aunque la mayoría de especialistas es capaz de diagnosticarlo con solo verlo, en una radiografía de pie se observa perfectamente el ángulo de desviación del dedo.

No existe un motivo concreto para que se produzcan y muchas veces tienen que ver con la genética, aunque no se heredan los juanetes sino la forma en la que se tienen los pies. También los pueden tener quienes tienen los pies planos o cavos o pueden salir a causa de reumatismos inflamatorios.  En estos casos es complicado prevenirlos.

Pero hay otras ocasiones en las que los juanetes se producen debido al uso de un calzado inadecuado. Quienes más lo padecen en estos casos son las mujeres, debido a los zapatos de tacón altos y estrechos en la parte delantera. El uso continuado de este calzado termina provocando esta deformidad.

Dejando de lado la parte estética es importante saber que los juanetes no siempre producen dolor, aunque sí pueden causar un pequeño malestar al calzarse. En estos casos los especialistas no suelen recomendar la operación, sino la selección de un zapato ancho y adecuado a la forma del pie. También es bueno realizar un estudio biomecánico o estudio de la pisada para conocer en qué casos están indicadas las plantillas. 

 

  Tipos de operación  

Pero cuando el dolor es constante, la zona está muy enrojecida y la protuberancia crece, la mejor solución es operar esta patología. La intervención se realiza para corregir la desviación existente, devolviendo el hueso mal colocado a su posición correcta. Con esta operación también se evita que se produzca el dedo en resorte o dedo martillo. La intervención se realiza con anestesia regional y hay diferentes técnicas para llevarla a cabo, en función de las características del paciente: con osteotomía y sin osteotomía.

La cirugía sin osteotomía consiste en devolver al  primer metatarsiano a su situación correcta, eliminando la desviación, mediante una cirugía que se denomina percutánea. Se realiza cuando la desviación del dedo no supera los 30 grados y es poco invasiva, al llevar a cabo el cirujano pequeñas incisiones, de no más de 10 milímetros, a través de las cuales se introducen los aparatos necesarios para limar o cortar el hueso y las partes blandas. Durante la intervención el especialista trabaja gracias a una pantalla de rayos X en la que se ve el pie en todo momento.

La cirugía con osteotomía también coloca el dedo en su lugar inicial y se realiza cuando la desviación es superior a 30 grados. Aquí el médico realiza una incisión en la zona que va a trabajar, corta la parte del hueso que sobresale y, con la ayuda de un tornillo quirúrgico, fija el resto de huesos.

Ambas intervenciones tienen una duración de entre 30 y 90 minutos. Tras la operación, el paciente es vendado y se le aconseja utilizar un calzado específico para una mejor recuperación. Durante la primera semana es probable que tenga molestias, pero una vez pasado este tiempo puede hacer vida normal.

La operación de juanetes, que puede realizarse en uno o en ambos pies, presenta unos resultados muy óptimos. Si tiene Hallux Valgus y está pensado operarse, entre en SaludOnNet y descubra la oferta que tenemos para eliminar esta dolorosa afección.

  

Traumatología-y-cirugía-ortopédica Podología

También te puede interesar

Prevención y tratamiento de la osteoporosis

Prevención y tratamiento de la osteoporosis

Fracturas de huesos en niños

Fracturas de huesos en niños

Fascitis plantar: síntomas y tratamiento

Fascitis plantar: síntomas y tratamiento