SUSCRIBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Y recibe cada mes el mejor contenido sobre salud y ventajas exclusivas

Beneficios de la fisioterapia en el agua

sesion-hidroterapia.jpg

29/09/2017 • Rehabilitación, Fisioterapia

La natación es uno de los ejercicios más completos que existen. Reduce los niveles de estrés, ayuda a mantener a tono la musculatura y es un deporte de bajo impacto, muy recomendable para las articulaciones. Además son muchas las disciplinas que se pueden practicar en el agua, no sólo nadar en los diferentes estilos que existen (crol, braza, espalda y mariposa). Aeróbic, pilates o aquagym se han puesto muy de moda en los últimos años por los beneficios que reportan.

El agua desestresa y cura

Las múltiples ventajas del agua han hecho que los fisioterapeutas lo utilicen como medio rehabilitador. Lo recomiendan los especialistas para el tratamiento y recuperación de lesiones en músculos y articulaciones y también para los pacientes crónicos con patologías de traumatología, reumatología o neurología.  

El agua le permite a un fisioterapeuta trabajar mejor con el paciente, al reducirse su peso y facilitar su movilidad. De esta forma se pueden hacer ejercicios inimaginables sobre una camilla. Asimismo también ayuda a tratar a personas con más edad que tienen una movilidad reducida y poca fuerza con ejercicios beneficiosos, pero imposibles de realizar si no es en una piscina. Tanto las lesiones físicas como las neurológicas mejoran bajo el agua.

La fisioterapia en el agua no sólo es beneficiosa a nivel físico, también en el plano psicológico. Poder flotar a una temperatura agradable proporciona paz, estabilidad y mejora el estado de ánimo del paciente, logrando que la recuperación se acelere.  Se consiguen los siguientes beneficios:

  • Aumenta la fuerza y permite desarrollar la resistencia
  • Mejora la movilidad articular
  • Proporciona más elasticidad y tono muscular
  • Ayuda a aumentar la capacidad respiratoria
  • Alivia el dolor y relaja los músculos
  • Elimina posibles miedos a determinados movimientos que en tierra el paciente no se atrevería a hacer. También reduce el riesgo de caídas.

Es un tratamiento ideal para tratar patologías como: lumbalgias, escoliosis, hernias, esguinces, artrosis, artritis, fibromialgia o lesiones como parálisis cerebral o hemiplejias.

La fisioterapia en el agua es un complemento a la tradicional rehabilitación combinada, que une los masajes manuales con ejercicios, estiramientos y tracción y con el uso de aparatología como la estimulación eléctrica, el láser, los ultrasonidos o la magnetoterapia, entre otros. Aunque no siempre es fácil recibir tratamiento en el agua, de cara a un futuro cada vez más se va a utilizar este medio para mejorar el estado general de las personas.

Rehabilitación Fisioterapia

También te puede interesar

Kinesiotape: qué es y para qué se usa

Kinesiotape: qué es y para qué se usa

Tendinitis, una inflamación demasiado común y molesta

Tendinitis, una inflamación demasiado común y molesta