SUSCRIBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Y recibe cada mes el mejor contenido sobre salud y ventajas exclusivas

Despídete de las orejas de soplillo

mujer-sonriendo.jpg

04/05/2017 • Cirugía Estética, estética

Los niños pueden llegar a ser muy crueles entre ellos, cuando algún compañero tiene un defecto físico objeto de burla, como las orejas prominentes o de soplillo. Motes y mofas hacen que en muchas ocasiones los pequeños sientan un enorme complejo e intenten taparse las orejas constantemente. Las chicas lo tienen más fácil, dejándose el pelo suelto, pero aun así muchos viven con un malestar innecesario.

No es obligatorio esperar a ser adulto, puesto que esta intervención está indicada en niños a partir de los cuatro años, que es cuando la oreja ha terminado de formarse. Los cirujanos plásticos aconsejan a los padres prestar especial atención al pequeño y a cómo actúa con respecto al defecto que tiene, para ver si realmente el hecho de tener las orejas grandes o disparadas le supone un trauma.

Cirugía sin complicaciones 

Si no se pone fin, con el paso de los años frecuentemente este complejo se agranda. Pero acabar con él es más sencillo de lo que la mayoría cree. La operación de orejas u otoplastia es una intervención quirúrgica que las coloca más pegadas a la cabeza o reduce su tamaño, consiguiendo una imagen más armónica de la persona. También soluciona problemas estéticos del lóbulo o del pabellón auricular y, en ocasiones, reconstruye las orejas deformadas a consecuencia de algún traumatismo.

Si quien se somete a la cirugía es un niño pequeño el médico opta por poner anestesia general, que le permita trabajar lo más cómodo posible. En estos casos el paciente permanece una noche en el hospital. Si es un adolescente o un adulto se usa anestesia local. De esta forma el paciente está despierto y puede ayudar al médico durante la cirugía, que suele ser ambulatoria.

Qué esperar de la intervención

Es importante hablar previamente con el cirujano plástico sobre las expectativas que se tienen. Hay que tener en cuenta que nuestro cuerpo no es simétrico, por lo que no se puede pretender que las dos orejas queden exactamente iguales. De hecho si así fuese quedaría raro. Lo que sí se consigue es corregir el defecto mejorando considerablemente el aspecto de la persona.

La intervención dura en torno a dos o tres horas y se utiliza una u otra técnica en función de lo que se quiera corregir. El defecto más habitual son las orejas de soplillo; en la operación el cirujano plástico realiza una incisión por detrás de la oreja que le permite remodelar el cartílago, consiguiendo que se pliegue en los lugares correctos. Se extirpa un trozo de piel, que posteriormente se cose. La cicatriz es prácticamente invisible, por la zona en la que se realiza.

Tras la operación el paciente tiene que llevar durante una semana un vendaje alrededor de la cabeza y, posteriormente, tras la retirada de puntos, se le coloca una cinta elástica para dormir y evitar que durante el sueño las orejas se vayan hacia delante.

Esta operación ofrece unos resultados muy buenos y es raro que haya que volver a intervenir a alguien ya operado. Si estás pensando acabar con tu complejo o el de tu hijo ponte en buenas manos. En SaludOnNet contamos con cirujanos plásticos de reconocido prestigio que te ayudarán con tu problema.

OPERACIÓN DE OTOPLASTIA

Cirugía Estética estética

También te puede interesar

Operación de nariz ¿Rinoplastia y Rinoseptoplastia?

Operación de nariz ¿Rinoplastia y Rinoseptoplastia?